Chícharos a la Malagueña (Guisantes en salsa de Almendras) en Mi Cocina

Málaga Magazine recupera la tradición de las recetas malagueñas, vuelve a entrar en la cocina de Toñi, en ‘Mi Cocina’, nuestra cocina, tu cocina y la de todos y a compartir una de las muchas recetas de su blog.

La que viene a continuación es una receta que según nos cuenta Toñi pertenece a la comarca del Guadalteba o al menos, es allí donde descubrió sus principales ingredientes. Nos lo cuenta así en su blog,…. 

“Hay quien tiene la imagen, en cuanto a gastronomía malagueña se refiere, que los platos típicos de nuestra tierra son los productos de la mar, que la alimentación de los malagueños prácticamente es a base de “pescaitos”; pero, los que así piensan es que no conocen nuestra riqueza del interior, los productos de la tierra, máxime que según dicen los entendidos, el descubrimiento de la agricultura en plena revolución del Neolítico, el gran paso del hombre de ser nómada a sedentario y a labrar la tierra, llegó a Europa a través de lo que hoy se conoce por Andalucía.

Y concretamente en Málaga, gracias a ése gran descubrimiento en un yacimiento del Neolítico ubicado entre Teba y Ardales de muestras de vegetales domésticos carbonizados como los guisantes, la cebada o las habas, puso fin a las dudas sobre el origen de la agricultura, no podría ser otro lugar, de Málaga.”

Ingredientes… (Una persona): 150 gramos de guisantes naturales (una vez desgranados), 20 almendras, dos dientes de ajo, un trozo de pan, un huevo, sal, medio vaso pequeño de aceite, medio vaso pequeño de agua y otro de vino blanco.

Pasos a seguir:

Desgranamos los guisantes y en una cacerola con agua un poco salada los cocemos durante cinco minutos, los escurrimos y los pasamos por agua fría a fin de cortar la cocción y para que no pierdan color. (Si algunos se han pelado, se les retirará la piel).

Pelamos y troceamos los ajos. Mientras, ponemos una sartén con aceite en el fuego y freímos en ella las almendras, los ajos y el trozo de pan con cuidado de que no se quemen (sólo tienen que estar dorados, ya que si se queman se amargaría la salsa).

En un vaso de batidora, ponemos las almendras, los ajos, el pan y el aceite. Le agregamos el agua y el vino y lo pasamos de forma que quede una salsa lo más fina posible.

Echamos la salsa de almendras en una sartén, salamos al gusto y removemos y llevamos a ebullición dejando consumir uno o dos minutos. A fuego lento.

Se escurren los guisantes e incorporamos la salsa. Añadimos el huevo en el centro, dejando que se cuaje a fuego lento y que la salsa tenga la consistencia deseada.

Una vez seguido todos los pasos, retiramos del fuego y nos preparamos para emplatar.

¡Buen Provecho!

Blog: Mi Cocina Carmen Rosa