Almáchar, la ruta de la pasa y un encanto único #PueblosdeMálaga

Almáchar proviene del árabe “maysar o machar” que significa pradera o tierra de prados, aunque hay quien añade que “al-machar” puede significar también cortijo. Sin embargo, ha sido conocida como ‘Macharalhayate y, posteriormente ‘Almáchar de la Cruz’ debido a una cruz situada en una colina cercana al pueblo, símbolo que aparece en el escudo de la localidad.

Asimismo, esta localidad se encuentra a 33 km de Málaga y a 17 km de Vélez-Málaga, sin olvidar que se encuentra bañado por los ríos El Borge y Almáchar, al que van los arroyos Especiero, Huertos y Sirzo. Y destaca por varios cerros, el Acebuchal (542 m) y de Patarra (489 m).

¿SABÍAS QUE…? Los primeros asentamientos se dieron junto al río y posteriormente fueron subiendo ladera arriba, utilizando como soporte la base de las casas ya construidas. Además, son construcciones de una o dos plantas, cubierta de tejas y con patio interior.

Se tiene constancia de Almáchar desde el siglo XVI gracias a datos históricos en los que se sabía de familias dedicadas al pastoreo tras el abandono de los moriscos de estas tierras por la cesión de las mismas. Sin embargo, hacia 1754 el municipio sufrió una serie de movimientos sísmicos que hizo que sus habitantes buscaran refugio en cortijadas y en el campo. El fin de los mismos fue atribuido al Santo Cristo de la Banda Verde, de ahí que se realice una fiesta cada primer domingo de mayo.

Por otra parte, Almáchar fue conocido por la calidad de sus lienzos y telares manufacturados a finales del siglo XIX, conocidos tanto dentro como fuera de la región. Como dato curioso, en esa época el municipio llego a contar con más de cien talleres de telares.

No obstante, si por algo se conoce a Almáchar es por la calidad de sus pasas. Desde épocas moriscas ya se cultivaba la uva y el pueblo estaba rodeado de zonas extensas de cultivos la misma, secándose al sol. Lo más curioso es que este proceso de secado se ha mantenido durante siglos y es, tras El Borge, la región con mayor y mejor producción de pasas de este tipo de uva moscatel.

Para finalizar este punto, como curiosidad cabe destacar que este municipio tenía una forma peculiar de establecer un compromiso entre los jóvenes. En Almáchar se tenía la costumbre de que una mujer que perteneciese a la familia del chico, hiciese de embajadora y se acercase a la casa de la “novia” con el fin de anunciar al padre que se la pretendía y así acordar la fecha para la visita del futuro novio. Llegado el día señalado, el novio tenía que presentarse en la casa vestido acorde a la ocasión y, recitar al padre una lista de sus buenos propósitos. Tras el mismo, el padre debía realizar un enorme sermón de las intachables y nobles virtudes de su hija y de todo lo que debía cumplir el “novio” si quería su consentimiento. Si la pretendida aceptaba, el novio debía acudir todos los miércoles, sábados y domingos a visitarla.

CUENTA UNA LEYENDA QUE… Unos marineros que estaban en medio de un temporal vieron peligrar sus vidas en un naufragio, en el desarrollo del mismo rogaron ayuda a Dios y al instante vieron un Cristo con una banda verde, al que le pidieron que les sacase de aquella situación. El Cristo les tendió un madero al que asirse y tras eso pudieron sobrevivir. Tras aquello buscaron pueblo por pueblo aquel Cristo, hasta que lo encontraron en Almáchar. Como agradecimiento le regalaron dos lámparas de plata.

Otra leyenda cargada de misterio es la que habla sobre un tesoro que escondieron los moriscos tras su huida de la invasión de los cristianos, en una cueva cercana al río Almáchar. Los aficionados a este tipo de leyendas aún buscan la entrada de la cueva que se cree, ha sido cegada por la acumulación de arena. Esta leyenda aún permanece viva entre los almachareños.

LUGARES QUE NO TE PUEDES PERDER:

Parroquia San Mateo: Data del siglo XVI y se construyó siguiendo las pautas del estilo gótico tardío.

Museo de la Pasa: Expuesto en una casa de la época de principios de siglo, para intentar recrear el estilo de vida de la localidad. Asimismo, durante el recorrido se va mostrando el proceso de producción de la pasa. Abre todos los días de 9 a 13h y de 18 a 20h.

La Maroma: Desde ahí, se pueden divisar unas vistas irrepetibles desde la lejanía de Almáchar.

¿QUÉ HACER EL RESTO DEL AÑO? 

Carnaval (Febrero) – Procesión del Santo Cristo de la Banda Verde (primer fin de semana de Mayo) – Romería de San Isidro (mitad de Mayo) – Feria de Ntra. Señora del Amparo (último fin de semana de Julio) – Fiesta del Ajoblanco (1º sábado de Septiembre). Declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía. – Concurso de Pastorales (2ª quincena de Diciembre)

Ruta de la Pasa: Leyendas de bandoleros, vistas espléndidas y pequeños pueblos llenos de encanto donde aún se produce la que desde el tiempo de los árabes se considera la mejor pasa del mundo. Los municipios de Totalán, Comares, Cútar, El Borge, Almáchar y Moclinejo integran los 62 kilómetros de esta Ruta en la que las especiales condiciones climatológicas permiten que florezcan campos de viñedos, cuyos frutos se convertirán en pasa. Esta ancestral artesanía, cuyo maestro es el sol, se desarrolla en los secaderos de pasas (los característicos paseros), siempre orientados al sureste, y asentados sobre las lomas y quebrados del paisaje axárquico.

Es reseñable la marcada elaboración artesanal de este fruto, y la creación de fiestas para agasajar tan preciado producto como la Fiesta del Ajoblanco en Almáchar, de los Viñeros en Moclinejo o de la Pasa de El Borge, y de la Viñuela.
En esta zona es elaborado artesanalmente el famoso vino de sabor dulce “moscatel”, tan famoso como apreciado. Este vino posee un perfume característico (floral) que tiene esta variedad de uva, debido a las características organolépticas de la propia zona de la que procede (Moscatel de Alejandría), adaptada perfectamente a esta zona y a sus peculiares climáticas y de suelo. Este vino se puede degustar en las bodegas de Almáchar y Moclinejo.
Dentro del folklore es obligatorio referirse a los verdiales de Comares, que se diferencian de los otros dos estilos (Montes y Almogía) por llevar un ritmo más rápido de ejecución. Las pandas de verdiales de Comares hacen gala de una más que acreditada calidad en cada una de sus actuaciones y son un referente para la comarca de la Axarquía. Existen fiestas que nos trasladan a otra época, como la fiesta del monfí en Cútar, donde cobra protagonismo la cultura andalusí y se invita a los asistentes a que participen llevando la indumentaria de esta época. Otra cita la tenemos en Totalán con la fiesta de la chanfaina, producto característico del pueblo.
La particular orografía que presentan estos pueblos sirvió de refugio para bandoleros como “El bizco de El Borge”, uno de los forajidos más afamado de la provincia. Al igual que hizo el bandolero, se recomienda a los visitantes de esta ruta dejarse llevar por estos parajes para descubrir siempre con una provisión de pasas en mano, los pintorescos y encantadores pueblos de origen árabe que componen esta ruta.

¿QUÉ COMER? Dentro de la gastronomía de Almáchar podemos encontrar variedad entre sus platos. El Ajoblanco está considerado el mejor en comparación a otras regiones. Además de este plato más popular las berzas, coles moreadas, gazpacho, puchero, sopas amarillas.

Si te ha gustado, no olvides dar a Me gusta y Compartir.

Gloria M. Pulido – Blog: https://tuhistorialocal.wordpress.com

Te interesa