Se disputará el 24 y 25 de octubre, volverá a sus orígenes con la competición por parejas y por primera vez saldrá a la provincia, ya que Montoro acogerá la contrarreloj

La VII edición de la Vuelta a Córdoba BTT trae cambios. Y no serán pocos, porque en 2020 la prueba modificará por primera vez sus habituales fechas, ya que la competición pasará a disputarse en octubre. Atrás quedará el tradicional y frío febrero, para trasladarse a la
última semana de octubre, concretamente los días 24 y 25.

Además recuperará el formato de competición por parejas y con dos etapas, con la disputa de una contrarreloj en la primera jornada. Eso supondrá la salida por primera vez a la provincia, ya que esa cronometrada semiurbana discurrirá por el término municipal de Montoro, con una distancia de 15 kilómetros dentro de un circuito de 7.500 metros al que se darán dos vueltas. El mismo contará con un desnivel máximo del 28 %.

Al día siguiente la caravana ciclista se trasladará a la capital cordobesa, donde se celebrará la habitual etapa maratón de 72 kilómetros, que discurrirá por los senderos naturales de La Canchuela y el Castañar de Valdejetas, entre muchos otros.

El director de la Vuelta a Córdoba, Juan Rodrigo Arenas, explicó que “por problemas financieros tuvimos que renunciar a continuar dentro del calendario del Open de España 2020”. La razón no es otra que los impagos de los patrocinios del IMDECO de los dos últimos años, que obligaron a “renunciar” a la inclusión de la prueba en el circuito nacional, dado que la Federación Española de Ciclismo “exigía el pago de su canon el pasado septiembre”.

Con todo Arenas se mostró “muy ilusionado porque volvemos a nuestros orígenes con dos etapas por parejas”, y con el aliciente de “la vistosidad que dará Montoro” a la prueba por su enclave.