Aquí fluye el agua por un alto número de surgencias, siendo desde siempre recogida por una multitud de acequias comunicadas las superiores con las inferiores mediante una infinidad de caños. El fluir del agua da lugar a un espectáculo impresionante que da a luz al río.