Moreno anuncia que la Junta impulsará la declaración de la presa del Conde de Guadalhorce y el Caminito del Rey como BIC

En el acto por el centenario de la presa, ha valorado la política de agua integral
llevada a cabo por su Gobierno. Con una fuerte inversión en infraestructuras
hidráulicas dentro del Plan ‘Andalucía en Marcha’ de un total de 940 millones

Las actuaciones en esta materia supondrán la creación de 16.500 empleos
verdes. En septiembre se acometerá en esta presa una obra para recuperar el
desagüe de fondo y recobrar su capacidad de almacenamiento

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha comunicado este viernes la firme intención de su Gobierno de declarar Bien de Interés Cultural la presa del Conde de Guadalhorce y el Caminito del Rey.

Para ello, según ha informado, se retomarán los trabajos iniciados en 2012 que, finalmente, “no cuajaron”. El primer paso será actualizar y completar esos documentos y, posteriormente, inscribir a la presa y al Caminito del Rey en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz para declararlos Bien de Interés Cultural (BIC) en la tipología de Lugar de Interés Etnológico. “Es el mejor regalo que podemos hacerle a esta joya de la ingeniería andaluza por su centenario”, ha manifestado.

La declaración como BIC, además, es uno de los requisitos exigidos por la Unesco para la candidatura del Caminito del Rey y su entorno como Patrimonio de la Humanidad. De esta forma, según ha dicho Moreno, el Gobierno de Andalucía apoya y refuerza dicha candidatura en la que viene trabajando tanto la Diputación de Málaga como el Ayuntamiento de Ardales.
El presidente andaluz, que ha visitado la presa con motivo del centenario de su inauguración por el Rey Alfonso XIII, ha subrayado que cien años después Andalucía y Málaga viven una nueva apuesta decidida por las inversiones hidráulicas que marcarán el futuro de la comunidad.

“Hacemos del agua la fuerza tractora de Andalucía”, ha apostillado. En relación con esto último, ha aseverado que el agua es uno de los pilares de la recuperación y de laRevolución Verde impulsada por su Gobierno.

Por otro lado, y ante la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica de reducir los proyectos de construcción de presas de los nuevos planes hidrológicos, Moreno ha hecho hincapié en que Andalucía apuesta, “sin prejuicios ideológicos”, por invertir en nuevos embalses como signos de transformación, garantía de suministro, fuente de riqueza y generación de empleo. “Las presas no sólo son fundamentales para la seguridad y el abastecimiento de agua, sino también desde el punto de vista de atractivo turístico para el interior de Andalucía”, ha añadido.

En este punto, ha puesto en valor la política de agua integral llevada a cabo por su Ejecutivo desde el inicio de la Legislatura. De hecho, las infraestructuras hidráulicas son un eje principal del Plan ‘Andalucía en Marcha’, que contempla una inyección total de fondos públicos de 940 millones de  euros, el 33% del total del plan. De los 92 proyectos de agua planificados, ha dicho que todos están activos, el 20% de ellos en ejecución y uno ya finalizado.

En la provincia de Málaga, concretamente, se han iniciado 15 proyectos, con una dotación presupuestaria de 256 millones.

Todo esto, ha remarcado, supondrá la creación de unos 16.500 empleos verdes.
Con respecto a las inversiones del Gobierno andaluz en materia hídrica, ha reseñado la aprobación del Pacto Andaluz por el Agua y la puesta en marcha de 300 actuaciones relacionadas con la depuración que estaban declaradas de Interés de la Comunidad Autónoma desde 2010.

Igualmente, ha subrayado la licitación, en sólo dos años, de obras de depuración y saneamiento por valor de 500 millones, así como la declaración de Interés de la comunidad de 17 infraestructuras para paliar la sequía en zonas con problemas de abastecimiento o los 104 millones de euros destinados a la modernización del patrimonio hidráulico.
En relación con las presas, concretamente, se están acometiendo obras para mejorar su seguridad y evitar fugas de agua. Una de esas actuaciones se realizará en la presa del Conde de Guadalhorce en el mes de septiembre, para recuperar el desagüe de fondo y recobrar su capacidad de almacenamiento, con un presupuesto de 1,63 millones.

Desbloqueo de proyectos emblemáticos en Málaga
De otra parte, Moreno ha recordado los proyectos emblemáticos en la provincia de Málaga que el Gobierno andaluz “ha desempolvado”. Es el caso de la EDAR Málaga Norte, paralizada durante más de 15 años, o el impulso de la interconexión entre el Campo de Gibraltar y la Costa del Sol para asegurar el abastecimiento de la comarca malagueña y dar posibilidades a la Axarquía.

Del mismo modo, se ha adjudicado la redacción del proyecto de la presa de Gibralmedina, que permitirá abastecer a la Costa del Sol en caso de emergencia. Un esfuerzo inversor que tiene su reflejo también en la conservación y protección de las presas de Málaga, con actuaciones que suman 29,5 millones de euros. En este contexto, la Junta de Andalucía ha destinado 8,9 millones a las obras de defensa contra inundaciones del río Guadalhorce en la ciudad de Málaga.

“El Gobierno de Andalucía está respondiendo con creces. Estamos incluso dispuestos a pagar los 50 millones del trasvase desde el embalse de Iznájar a Antequera, pese a no ser de nuestra competencia, para paliar la escasez de agua que sufre la zona norte de la provincia de Málaga.

De hecho, está en trámite de licitación la redacción del proyecto del trasvase por 850.000 euros”. Durante el acto, se ha reconocido a tres trabajadores cuya trayectoria profesional ha estado ligada a la presa del Conde de Guadalhorce: Luis Morales, jefe de Explotación de las Presas del Guadalhorce; Luis Hidalgo, jefe general de la presa, y María Gil, ama de llaves del Conde de Guadalhorce. “Esta presa –ha seguido– es el reflejo de la Andalucía y de la Málaga más emprendedora e innovadora del siglo XX. Un referente en aprovechamiento de recursos hídricos y en la defensa de la población por su ingeniería puntera”.

Asimismo, Moreno ha realizado un recorrido por la presa junto a la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo; el alcalde de Ardales, Juan Alberto Naranjo; el presidente de la Diputación provincial, Francisco Salado, y la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Navarro, entre otras autoridades.

Seguidamente, el presidente andaluz se ha dirigido al municipio malagueño de Ardales donde ha visitado el Ayuntamiento y se ha reunido con el alcalde, con quien ha tratado asuntos de máximo interés tanto para la localidad como para el conjunto de la provincia.