Hoy entra en vigor la declaración de la Sierra de las Nieves como Parque Nacional

La Sierra de las Nieves es ya oficialmente Parque Nacional. Tras la publicación este viernes 2 de julio en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la declaración, este sábado entra en vigor.

El Parque Nacional Sierra de las Nieves se emplaza en Málaga, en el extremo occidental de la Cordillera Bética y tiene casi 23.000 hectáreas de superficie comprendidas entre las localidades de Benahavís, El Burgo, Istán, Monda, Parauta, Ronda, Tolox y Yunquera. Además, los términos municipales incluidos en la zona de protección son Alozaina, Casarabonela, Guaro, Igualeja, Ojén y Serrato.

La declaración del Parque Nacional de la Sierra de las Nieves nace de la voluntad común de la Administración General del Estado y de la Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía de otorgar el máximo nivel de protección a un territorio que alberga valores naturales y culturales excepcionales.

La necesidad y eficacia de su declaración se fundamenta en la apreciación del interés general del Estado en su conservación y en su aportación a la Red de Parques Nacionales. Con una superficie de 22.979,76 hectáreas, el nuevo Parque Nacional se incluye íntegramente en la comunidad autónoma de Andalucía, en la provincia de Málaga.

Su declaración culmina un largo proceso de planificación destinado a garantizar la conservación de una singular riqueza natural, paisajística y cultural, así como de los usos y actividades que históricamente han contribuido a conformar dichos valores.

Los numerosos estudios científicos desarrollados avalan el estricto cumplimiento de los requisitos de representatividad, naturalidad, continuidad superficial, escasa intervención humana y viabilidad futura que ha de cumplir un espacio para ser declarado parque nacional, conforme a las especificaciones contenidas en la Ley 30/2014, de 3 de diciembre, de Parques Nacionales.

La inquietud por la conservación de los valores naturales presentes en la Sierra de las Nieves surge a raíz de la visita de Edmond Boissier y tras la descripción del pinsapo como nueva especie en 1838.

Es a partir de entonces cuando comienzan las primeras llamadas para la conservación de estas sierras y de sus bosques, y así, durante las últimas décadas del siglo XIX y primeras del XX se suceden las iniciativas para su protección hasta la Guerra Civil.

Durante la posguerra, según especifica el BOE, se incrementa la presión demográfica en las zonas rurales y la explotación intensiva de los recursos locales, con la consecuente alteración de los paisajes forestales. En 1945 el Estado adquiere los pinsapares de las Cañadas de Ronda; se crea posteriormente el Coto Nacional de Caza de la Serranía de Ronda, más tarde Reserva Andaluza de Caza.

El proceso alcanza un momento clave en 1989 con la declaración del Parque Natural Sierra de las Nieves y la posterior aprobación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales y del primer Plan Rector de Uso y Gestión.

Además, por iniciativa de las autoridades locales y de los agentes económicos de la zona, se declara en 1995 por la Unesco la Reserva de la Biosfera Sierra de las Nieves, que comprende una superficie muy superior a la del Parque Natural y que se integra en 2006 en la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo.

A solicitud de la Junta Rectora del Parque Natural Sierra de las Nieves, se inician los trabajos que culminan con el desarrollo del proyecto formal de declaración del parque nacional.

La presente ley tiene por objeto la declaración del Parque Nacional de la Sierra de las Nieves en virtud del artículo 149.1.23.ª de la Constitución Española, que otorga al Estado la competencia para dictar la legislación básica en materia de medio ambiente y del artículo 8.1 de la Ley 30/2014, de 3 de diciembre, de Parques Nacionales, que establece que dicha declaración deberá efectuarse por ley de las Cortes Generales.

EL 65% DE LA SUPERFICIE DE PINSAPAR ESPAÑOLA

El ámbito físico del Parque Nacional comprende la Sierra de las Nieves y las principales elevaciones de Sierra Real. Su estratégica ubicación geográfica, unida a la particular conformación geológica y orográfica y a la complejidad del sustrato, dan lugar a una elevada diversidad ecológica que se manifiesta en una multiplicidad de hábitats, especies y elementos geológicos en un territorio relativamente pequeño.

Ello permite la presencia de al menos diez de los 27 sistemas naturales terrestres recogidos en la Ley 30/2014, de 3 de diciembre, de Parques Nacionales Biodiversidad Única.

La Sierra de las Nieves alberga el 65 por ciento de la superficie de pinsapar española. El abeto pinsapo (Abies pinsapo) y el abeto blanco (Abies alba) son los únicos representantes del género Abies en la península ibérica. Así, mientras que se dispone de excelentes bosques de abeto blanco en algunos Parques Nacionales (como Ordesa y Monte Perdido, en Aragón, y Aigüestortes y Lago de San Mauricio, en Cataluña), el pinsapo no estaba hasta ahora presente en la Red de Parques Nacionales.

Sierra de las Nieves destaca también por sus afloramientos de peridotitas -rocas ultra básicas que constituyen una de las rocas más escasas en la corteza terrestre- y por su diversidad de hábitats y variada fauna.

En la zona pueden encontrarse encinares, alcornocales y pinares, así como quejigos de montaña y poblaciones de cabra montés, corzo, jabalí y rapaces entre las que destacan las águilas real, perdicera, culebrera y calzada y el halcón peregrino.

En el grupo de los anfibios, la subespecie de salamandra (Salamandra salamandra subsp. longirostris) se encuentra solo presente en las provincias de Cádiz y Málaga. En el río Guadaiza es posible encontrar el cacho de Málaga (Squalius malacitanus), endemismo presente en el río Guadaiza; el pez fraile (Salaria fluviatilis) encuentra dos de sus últimos reductos en Andalucía en los ríos Verde y Guadaiza.

Entre los invertebrados amenazados merecen especial atención el cangrejo de río autóctono (Austropotamobius pallipes) y las raras especies de libélulas Macromia splendens y Oxygastra curtisii, vinculadas a cursos fluviales singularmente bien conservados.

Junto a la representatividad de sistemas naturales, la Sierra de las Nieves cumple con el resto de los requisitos para ser Parque Nacional, definidos en la Ley 30/2014 de Parques Nacionales.

Así, cuenta con una proporción relevante de las especies y comunidades propias de los sistemas naturales representados; su superficie es continua, no fragmentada, ocupada principalmente por formaciones naturales, sin elementos artificiales que alteren significativamente el paisaje, y sus suelos no son susceptibles de transformación urbanística.

GESTIÓN DEL FUTURO PARQUE NACIONAL

La gestión del Parque Nacional de la Sierra de las Nieves corresponde a la Junta de Andalucía, que la organizará de forma que resulte coherente con los objetivos de la Red de Parques Nacionales.

El instrumento para la planificación ordinaria de la gestión del Parque Nacional de la Sierra de las Nieves será el Plan Rector de Uso y Gestión, que se ajustará a lo dispuesto en el Plan Director de la Red de Parques Nacionales y tendrá una vigencia mínima de diez años. Será elaborado y aprobado por la Junta de Andalucía, y deberá ser periódicamente revisado.

Como órgano de participación de la sociedad en el Parque Nacional, se creará el Patronato del Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, que actuará de forma independiente.

Por todo ello, con esta entrada en vigor culmina un largo y ansiado proceso para que la provincia de Málaga cuente con su primer Parque Nacional, el tercero de Andalucía junto con los de Sierra Nevada y Doñana.