Elías Bendodo destaca la internacionalización de la aceituna Aloreña como ejemplo del esfuerzo emprendedor de las empresas agroalimentarias de la provincia

El presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo habló el pasado viernes 19 de enero de la internacionalización de los productos agroalimentarios malagueños, concretamente, de la aceituna Aloreña de Málaga, que gracias al esfuerzo emprendedor de la empresas agroalimentarias de la provincia ya se conoce y comercializa en países de toda Europa, Asia y América.

Bendodo acudió a  la empresa Aceitunas y Encurtidos Bravo, una de las primeras en adherirse a la marca promocional ‘Sabor a Málaga’

Bendodo, después de la reunión de trabajo con la alcaldesa de Alhaurín el Grande, Antonia Ledesma, visitaron las instalaciones de la empresa Aceitunas y Encurtidos Bravo, que tiene su sede en Alhaurín el Grande y fincas propias repartidas por toda la comarca del Valle del Guadalhorce, de donde es autóctona esta aceituna de mesa.

En el Valle del Guadalhorce se cultivan más de 230.000 hectáreas de esta aceituna que se recolecta a mano de forma tradicional. Al no necesitar tratamiento con sosa caústica y endulzarse solo con salmuera, la Aloreña conserva todas sus propiedades nutricionales. Son estas características singulares, además de su forma única de preparación y aderezo, las que la han convertido en la primera aceituna de mesa de España en recibir la Denominación de Origen Protegida.

Numerosas empresas de la comarca se dedican al cultivo, preparación y comercialización de esta variedad de aceituna, y muchas de ellas ya cuentan con el distintivo ‘Sabor a Málaga’. Es el caso de Aceitunas y Encurtidos Bravo, que fue una de las primeras empresas en adherirse a la marca.

Empleadas de Aceitunas y Encurtidos Bravo S.L.

Se trata de una empresa familiar con más de 40 años de experiencia en el sector y con una facturación superior a los dos millones de euros. Tras consolidarse a nivel nacional, la empresa se ha abierto camino en el mercado internacional y exporta a países como Canadá, República Dominicana, Letonia, Andorra, Francia, Bélgica, Países Bajos, Reino Unido, Polonia y Alemania, donde actualmente está negociando la comercialización del último producto que ha lanzado al mercado: la Aloreña envasada sin hueso. Además, Aceitunas Bravo se está adentrando en un mercado tan importante como el de Oriente Medio, y ya ha enviado su primer contenedor a Arabia Saudí.

Toñi Bravo (gerente de la empresa junto a su hermana Mª José Bravo)  ha recordado que Aceitunas Bravo ha asistido de la mano de ‘Sabor a Málaga’ a ferias agroalimentarias internacionales como Alimentaria en Barcelona o Prodexpo en Moscú, en la que la marca promocional de la Diputación participó el pasado año con el objetivo de buscar nuevas oportunidades de negocio para sus productores adheridos.

Por este motivo, Aceitunas y Encurtidos Bravo es, según el presidente de la Diputación, “el perfecto ejemplo de lo que supone Sabor a Málaga en las empresas”, que están aprovechando las oportunidades y ayudas que se les brindan desde la institución provincial.

Por su parte, la alcaldesa ha agradecido al ente provincial “el apoyo que da a todas estas empresas de la provincia de Málaga con esa puesta tan importante que hicieron con Sabor a Málaga”. Empresas en cuyo crecimiento la Diputación está volcando sus esfuerzos para que el sector agroalimentario de la provincia se convierta, según ha recordado el presidente, en una “industria agroalimentaria” generadora de empleo y riqueza.

En este sentido, Bendodo ha aplaudido el impulso emprendedor y de expansión de esta empresa que emplea a 25 trabajadores y crea puestos de trabajo indirectos, ya que, además de cultivar sus propios olivares, compra aceituna a cooperativas de la comarca y directamente a los agricultores, un colectivo al que se ha referido Ledesma al señalar que “cuando se apuesta por el sector agroalimentario no solo se hace la apuesta por este producto, sino por los agricultores, que también son un sector importante en nuestra comarca”.