lunes, julio 15, 2024
spot_img
Inicio-actualidadDuras sanciones de la RFEF, contra el Nàstic tras los incidentes ante...

Duras sanciones de la RFEF, contra el Nàstic tras los incidentes ante el Málaga CF

  • El conjunto grana tendrá que jugar cuatro partidos a puerta cerrada; Concha ha sido castigado con 12 partidos de sanción y Nacho con cinco más tres meses de suspensión.
  • 1.000 euros por la ausencia de balones

Con “estupefacción” y tildándola de “ensañamiento”, así ha recibido el Nàstic la sanción, por parte del Comité de Competición, tras los incidentes que Mallo Fernández reflejó en el acta del encuentro ante el Málaga, en el que el cuadro blanquiazul logró el ascenso en la última jugada del partido, ya en el descuento de la prórroga.

El juez único para competiciones no profesionales de la RFEF ha dictaminado que el equipo catalán deberá jugar cuatro partidos a puerta cerrada “por infracción muy grave producida en el citado partido, por la especial y grave alteración del correcto desarrollo del referido partido de fútbol, considerando muy especialmente el riesgo de la integridad física que sufrieron los árbitros al término del encuentro con la invasión masiva de aficionados locales y posteriormente en su propio vestuario, además de las muy graves amenazas que se profirieron por dirigentes del propio club local contra ellos y sus familiares”. Pero también se toca el bolsillo. La multa es de 9.000 euros, más dos de 602 euros cada una por incidentes leves y 1.000 euros más por el lanzamiento de balones al campo. En total, 11.204 euros.

Pero la RFEF no solo castiga con dureza al Nàstic, también pone en el centro de la diana a los jugadores David Concha y Nacho González. Quien peor parado sale, sin duda, es el central. Nacho, que fue expulsado por doble amarilla, tiene cuatro castigos.

 El primero por la por doble amonestación y consiguiente expulsión (un partido); después por no dirigirse al vestuario tras ser expulsado y negándose a retirarse (dos partidos); por protestas a los árbitros tras haber sido expulsado, encontrándose en la boca de vestuarios (dos partidos); y por agresión contra árbitros, directivos o autoridades deportivas tras ser expulsado (tres meses).

Esto deja un resultado de tres meses de suspensión más cinco partidos de sanción. El central, de esta manera, se perdería la mitad de la próxima temporada. Además, también tiene una multa económica de 2.400 euros.

RELATED ARTICLES