Casado rechaza abstenerse para investir a Sánchez: «Usted no es de fiar»

  • El líder del PP acusa al candidato socialista de «impostura» por buscar la investidura «avergonzándose» de sus socios

El presidente del PP, Pablo Casadoen su estreno como líder de su partido en un debate de investidura un año después de haber sido elegido presidente de su formación tras la dimisión de Mariano Rajoy y la moción de censura que le apeó del Gobierno, se ha enfrentado con el candidato a la investidura como presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que le ha tratado de presionar para que se abstenga en la investidura so pena de una repetición de elecciones, algo a lo que el líder del PP se ha negado con contundencia: «Usted no es una persona de fiar» y, ha juzgado, si hubiera de nuevo elecciones, Sánchez sería el responsable.

«No está a la altura de ser investido, porque viene repitiendo lo que ha hecho los últimos meses», ha replicado Casado. «Sigue contemporizando con los que quieren romper España, se sigue situando en el lado equivocado de la Historia, del lado de aquellos que quieren dejar de servir a una misma nación».

«Pretende presidir una nación que sus socios niegan”, ha remachado un Casado que en su intervención ha subrayado que «con los radicales puede ser investido, pero no gobernar», para justificar el voto negativo de los ‘populares’ a la investidura y defender que hará una «leal oposición» para «pronto ser alternativa de Gobierno».

Lo que para Pablo Casado es algo impensable, Sánchez lo ha defendido en su réplica como inevitable: «Si no quiere una repetición electoral, si no quiere que el gobierno dependa de los independentistas y quiere ser el líder de la oposición, tengo una mala noticia, señor Casado: se tiene que abstener», le ha dicho, en un razonamiento que extendía también a Ciudadanos y su líder, Albert Rivera, insistiendo en que ambos partidos faciliten «la formación del único gobierno posible».

«Solo tiene dos opciones: o gobierno sí o gobierno no. Tiene opción de que haya una legislatura o bloqueo; estabilidad o elecciones«, ha expuesto Sánchez ante el presidente de los ‘populares’ y ha insistido en ello. «No le pido que se abstenga gratis, le pido respetar el resultado electoral», ha proseguido el candidato socialista.

«Con los radicales puede ser investido pero no gobernar»

Un año después de caer del Gobierno, ver caer a la anterior cúpula de su partido, imponerse en unas disputadas primarias y tratar de recomponer el partido pasando por un ciclo electoral completo, el líder del PP no ha aceptado la petición del líder socialista de abstenerse para hacer posible la investidura, y ha señalado que haya evitado mencionar el apoyo de Podemos y los partidos independentistas, «socios de gobierno que le da vergüenza mostrar», con los que pretende «revalidar la moción de censura»

«Esto es una sesión de investidura, no de impostura», ha dicho Casado. «No puede venir a exigir todo a todos a cambio de nada, a perdonarnos la vida simplemente para que le alarguemos la suya, como si tuviera mayoría absoluta cuando tiene el resultado más exiguo» de un ganador de las elecciones, ha añadido.

El líder del PP ha afirmado que Sánchez llegó a la Moncloa «a caballo de los socios que ahora le da vergüenza mostrar». «¿Qué pasa? ¿Qué se avergüenza de ellos o prefiere que se note un poco menos?», le ha interpelado.

En este punto, ha asegurado que Sánchez ha «activado un campo de minas del que no saben cómo salir» porque con «los radicales» puede ser investido pero «no puede gobernar». «Son rehenes de los socios de la moción de censura y por eso no han hecho otro esfuerzo para conseguir otros apoyos», ha resaltado, tras recordar que hace tres años buscó el apoyo de Ciudadanos para la investidura.

La responsabilidad sobre el independentismo en Cataluña

Casado puso sobre la mesa el tema que pasó por alto Sánchez en sus dos horas de discurso, el apoyo que necesita de Podemos e independentistas, y le ha reprochado que se haya negado a ver el «elefante morado con un gran lazo amarillo que está en medio del hemiciclo», en referencia a Podemos y los independentistas catalanes.

Así, ha recriminado al candidato a Pedro Sánchez que haya «obviado» la crisis con Cataluña en su discurso de investidura y le ha preguntado si se debe a que tiene «debajo de la mesa» el indulto para los políticos juzgados por el procés.

Por su parte, Sánchez ha acusado al PP de «vivir del conflicto territorial». «Que lo haga Ciudadanos o la ultraderecha tiene un pase, pero que lo haga el PP me parece una hipocresía colosal», ha criticado el candidato a la investidura, que ha acusado a su vez a Casado de utilizar Cataluña y a los catalanes para «disfrazar su enorme deslealtad a España votando en contra de la única alternativa de Gobierno».

«¿Ustedes nada tienen que ver con lo que ha ocurrido en Cataluña durante estos siete años?», le ha replicado el líder socialista al del PP después de que este le hubiera reprochado «no haber destejido el cordón sanitario del pacto del Tinell» en el año 2003 para hacer «una pinza con los independentistas y expulsar al PP de las instituciones».

«No podrá cumplir con sus acreedores»

El líder del PP ha resaltado que si Sánchez sale elegido con el apoyo de Podemos y los independentistas, nada más terminar el debate tendrá «demasiados acreedores a su puerta y no podrá cumplir con ellos». «Si cumple con ellos rompe con España, pero si no lo hace cada presupuesto, cada ley, será un calvario», ha dicho.

Casado ha recordado a Sánchez que consiguió ser «presidente del Gobierno con unas alianzas contra el Estado». «No hay ningún país equiparable europeo que haya tenido apoyos de formaciones que se han instalado en la ilegalidad y que siguen desafiando la Constitución española», ha recalcado.

Para el líder del segundo partido más votado, Sánchez pretende «ocultar» sus verdaderas intenciones tras una máscara de «falsa moderación» y una actitud de «repartidor de carnets de centristas».

«No hay un programa concreto de Gobierno, y mucho menos de investidura, que demuestre que usted tiene apoyos para poner esto en práctica», le ha señalado. Para Casado, Sánchez trata de «ocultar» sus verdaderas intenciones tras una máscara de «falsa moderación» y una actitud de «repartidor de carnets» de centrismo y moderación.

En definitiva, Casado ha asegurado que el PP votará en contra en la investidura y asumirá el papel de «leal oposición y urgente alternativa de gobierno».

«Su verdadera cara es que tiene un proyecto de ruptura para España». «Está dando carta de soberanía a una minoría en Cataluña que está fuera de la legalidad desde hace ya demasiados años. No pretenda que seamos cómplices de esa decisión, de que venga a cortejar y no citar a los independentistas«. Le ha acusado de que está «en su condición» no buscar el apoyo de los constitucinalistas, sino de los nacionalistas, por lo que, ha concluido «no podemos facilitar su investidura porque sería muy perjudicial para España..