Una madre dona al Ayuntamiento de Estepona un desfibrilador tras la muerte de su hijo por un infarto

La mujer se ha dedicado a confeccionar y vender pulseras para recaudar dinero y adquirir el dispositivo. Su instalación en espacios públicos salvó las vidas de un hombre y una mujer que sufrieron infartos.

El Ayuntamiento de Estepona (Málaga) ha recibido este martes un desfibrilador donado por Ana María Peña, una vecina de la localidad que hace años perdió a su hijo debido a un infarto mientras practicaba su deporte favorito en la pista de skatepark del pabellón deportivo ‘El Carmen’.

La teniente alcalde del área Sociocultural, Begoña Ortiz, ha agradecido el gesto solidario de esta madre, «activa colaboradora del proyecto municipal ‘Estepona, Ciudad Cardiosaludable’, que entre otras actuaciones, está dotando de desfibriladores a todas las instalaciones públicas».

Ortíz ha explicado que para conseguir recaudar el dinero suficiente y adquirir este dispositivo, Ana María Peña se ha dedicado a confeccionar pulseras que iba vendiendo en eventos multitudinarios y en establecimientos colaboradores. En total ha conseguido vender un total de 1.165 pulseras.

La edil ha agradecido «el gesto, el esfuerzo y el empeño de Ana María Peña por conseguir un objetivo tan noble y generoso con el municipio».

En los próximos días, el Ayuntamiento estudiará el lugar adecuado para ubicar este nuevo dispositivo y se encargará de formar a personal municipal para su correcto manejo.

Espacios cardioasegurados de la ciudad Begoña Ortiz ha anunciado que en fechas próximas el Consistorio va a adquirir dos desfibriladores más que se pondrán en servicio en otros espacios públicos.

Con el dispositivo entregado, Estepona cuenta ya con 16 que presentan servicio en distintas instalaciones municipales.

El Ayuntamiento comenzó en 2014 a instalar estos dispositivos en espacios como el polideportivo ‘El Carmen’, en el edificio Puertosol y en el Centro Cultural Padre Manuel.

En 2017 se amplió el número de espacios cardioasegurados con la instalación de desfibriladores en todos los equipamientos deportivos de la ciudad y en los coches de la Policía Local que se encuentren realizando servicios de patrulla, ya que son los primeros en personarse en las zonas donde se recibe un aviso de parada cardíaca.

Además, se adquirió otro desfibrilador portátil que puede ser utilizado por personal municipal en eventos multitudinarios como ferias, conciertos o festivales.

Recientemente, se han instalado otros dos en el nuevo Estadio de Atletismo y en la delegación municipal de Bienestar Social.

Formación de empleados municipales

Por otra parte, todos los agentes de la Policía Local han sido formados para utilizar de forma correcta estos dispositivos.

Además, en cada dependencia municipal hay también empleados responsables del uso de estos aparatos, en total alrededor de 200.

Asimismo, este año el Ayuntamiento ha formado a todo el personal interesado en su utilización puedan aprender a manejar estos sistemas que permiten estabilizar a los afectados mientras llegan los equipos sanitarios. La instalación de estos desfibriladores asegura a los usuarios que estos espacios cumplen con todos los requisitos de seguridad.

En caso de que sea necesario utilizar el aparato, este no reemplazará a los sanitarios sino que permitirá atender a la persona infartada o que presente algún problema de corazón mientras un médico y los servicios de emergencia llegan hasta el lugar. La teniente alcalde ha destacado la importancia de contar con desfibriladores en estos edificios públicos, además de en otros.

«Actuar de manera inmediata cuando se ha producido un infarto, mientras llegan los medios sanitarios, es primordial para poder salvar la vida a una persona», ha apostillado.

Gracias a estos dispositivos y a la rápida actuación de personal municipal y de los sanitarios, han recordado desde el Ayuntamiento, en los pasados meses de mayo y enero se salvaron las vidas de una mujer y de un hombre que sufrieron infartos.