Triunfo del Málaga C. F. en su primer partido de Liga

El equipo, muy condicionado por la falta de profesionales, sufrió mucho.

Ganó 0-1 con gol de Adrián, en el minuto 85, a pesar de las adversidades y de jugar solo con ocho profesionales y tres jóvenes de la cantera por la dejadez de su presidente Al Thani

El Málaga logró un triunfo prácticamente sobre la bocina en El Sardinero (0-1), en un partido en el que se sobrepuso a numerosas bajas y ante un rival, el Racing de Santander, que no mereció tanto castigo en su regreso al fútbol profesional.

En los primeros instantes el Málaga, a pesar de presentarse en Santander con tan solo 10 fichas profesionales, pareció querer llevar la iniciativa, presionando arriba al Racing y tratando de elaborar su juego a base de toque, aunque sin inquietar la portería de Luca Zidane.

Con el paso de los minutos, el Racing igualó la posesión y tuvo un par de aproximaciones en las que el balón se paseó de lado a lado del área del Málaga, que pasado el minuto 20 tuvo el contratiempo de la lesión de Luis Hernández, sustituido por Pacheco.

En los últimos compases de la primera parte el conjunto cántabro aumento levemente la presión y fruto de ello, en el minuto 35, llegó la ocasión más clara del encuentro gracias a un robo de balón de Cejudo que le permitió llegar a la frontal del área, pero su disparo se fue rozando el palo izquierdo de la portería de Munir.

Antes del descanso todavía hubo tiempo para un par de ocasiones, una para el Málaga, con un remate de cabeza de Adrián tras el saque de una falta lateral, y otra para el Racing con un potente disparo de Yoda que terminó por encima del larguero malacitano.

En la reanudación empezó fuerte el Racing y Enzo Lombardo estuvo a punto de inaugurar el marcador en una jugada individual en la que buscó el hueco en el área para armar un tiro que se estrelló en el segundo palo de la portería de Munir.

Apenas dos minutos después, Olaortua rozó también el gol para los locales al rematar, libre de marca, un córner sacado por Berto Cayarga, pero el balón no encontró portería.

El Racing buscaba con ahínco el tanto, pero el Málaga aguantaba los envites del conjunto cántabro y a medida que transcurrían los minutos fue sacudiéndose la presión e incluso tuvo una ocasión clara que obligó a estirarse a Luca Zidane para contrarrestar el peligro.

El partido llegó al tramo final con la posibilidad de decantarse para cualquiera de los dos equipos y el Málaga se llevó el premio gordo.

Primero casi lo consigue por medio de Hugo, que, a trompicones, se internó en el área y conectó un disparo que pasó por debajo de las piernas de Luca Zidane y se estrelló en un palo.

Y finalmente Adrián consiguió el tanto en un remate de cabeza, sin oposición dentro del área, ante el que no pudo hacer nada el guardameta del Racing.

El gol cayó como un jarro de agua fría en El Sardinero, tanto en los aficionados como en los jugadores locales, que no tuvieron tiempo para reaccionar e impedir que los tres puntos viajen a Málaga.