Setas, brezo y corcho en el Parque natural de Los Alcornocales

Situado en 18 municipios, es la mayor masa conservada y productiva de alcornocal de la Península Ibérica

Situado en la provincia de Cádiz y parte de Málaga, se extiende desde la sierra hasta el Parque Natural del Estrecho, presentando gran diversidad de relieves y paisajes. De hecho, abarca 18 municipios diferentes.

Y es que, con una superficie 167.767 ha, es uno de los parques naturales más grandes de España. Comprende una gran franja con orientación sur-norte entre la zona costera de Tarifa, en el mismo estrecho de Gibraltar, hasta las sierras del interior, en los municipios de Cortes de la Frontera, Ubrique y El Bosque.

Brezo

El brezo de Los Alcornocales crece en unas condiciones climatológicas muy particulares, en las que se suceden períodos húmedos con largas sequías. Esto lo hace altamente resistente. Incluso después de recolectado, las ramas de brezo de Los Alcornocales permanecen tupidas, sin pérdida de hojas, durante más años que sus parientes de otras partes del país.

Corcho

La producción de corcho en el Parque Natural de Los Alcornocales, varía mucho de unos años a otros y en unos pueblos a otros, incluso en los montes privados

Estas diferencias están determinadas, entre otros factores, por la superficie descorchada cada año y el grado de afectación por seca. En todos los casos estudiados existe una gran variabilidad interanual en la producción de corcho en la que intervienen factores ambientales, sociales y económicos. Además se detectan tendencias decrecientes de la producción durante estos 30 años en gran parte de los montes. Los resultados obtenidos aconsejan el seguimiento detallado del estado de los alcornocales a lo largo y ancho del Parque Natural para lograr la detección temprana de procesos de declive y la gestión adaptativa de la masa forestal ante los problemas derivados de la seca.

En el Parque Natural de Los Alcornocales, durante el verano, para que el árbol sufra lo menos posible, se realiza la saca del corcho, dejando desnudos los alcornoques. El descorche o pela es la actividad forestal más característica del alcornocal. La operación se repite en cada alcornoque cada nueve años, tiempo suficiente para que el árbol regenere su corteza protectora. Además de servir como tapón para botellas de vino de todo el mundo, en la zona podrás adquirir diferentes productos artesanos realizados en este material, como enseres para el hogar y monederos.

Setas

Cuando la temporada de setas ha acabado en casi toda la Península, aquí, en el Parque de los Alcornocales, en Cádiz, empezamos la nuestra. Alcornocales, quejigales y pinares, … están en pleno esplendor de setas.


Ven con nosotros y podrás disfrutar del aroma de la trompetas de los muertos (Craterellus cornucopioides), del porte de alguno de los Boletus, la belleza del Cantharellus cibarius y de los famosos níscalos (Lactarius deliciosus)… en uno de los hábitats con más variedad micológica de Europa.

Su variedad paisajística, de fauna y de vegetación de tipo mediterráneo y de ribera son excepcionales a nivel ibérico. Casi la totalidad de su territorio lo ocupan masas forestales de bosque autóctono mediterráneo. Destaca la recolecta de setas, y de brezo, aunque lo más destacado es la producción de corcho.

En el parque se puede practicar el montañismo en el pico del Aljibe o el Picacho; la espeleología en el enclave Ramblazo-Motillas, o el descenso de cañones en La Garganta de Buitreras, así como disfrutar de las rutas a caballo, como en La Almoraima.

Jimena de la Frontera, Alcalá de los Gazules o Castellar de la Frontera son algunos de los pueblos con encanto de este parque natural con un rico patrimonio cultural y gastronómico.