¡¡¡¡Rafa Nadal ya tiene en su poder la decimotercera copa de Roland Garros!!!!!!

¡Suena por decimotercera vez en París en honor a Rafael Nadal el himno español!

Rafa Nadal ha batido a Novak Djokovic, vigente número uno mundial, por 6-0, 6-2 y 7-5 en dos horas y 45 minutos. Es el 13º título en París para el balear y supone igualar a Roger Federer con 20 Grand Slams

 

Hace catorce años  se enfrentaban por primera vez y con 20 años, Rafa lideró el marcador, hoy lo vuelve a conseguir su primer Roland Garrós fue en 2005 y hoy nos vuelve a demostrar que es el REY DE LA TIERRA BATIDA, y sin duda el mejor tenista de todos los tiempos

En una final más sencilla de lo esperado contra el número uno del mundo, el español consiguió su triunfo número 100 sobre la tierra batida de París.

«No es el momento de pensar en los 20 grandes ni en récords, es hora de pensar en este torneo, que lo es todo para mí. Solo por poder jugar aquí es un placer», aseguró.

A sus 34 años, Nadal ganó también el Roland Garros del coronavirus, desplazado a otoño, con frío y humedad que merman sus condiciones, pero incluso en ese contexto mantuvo la jerarquía de un torneo que ha convertido en suyo.

Nadie antes había levantado 13 copas en el mismo torneo. Martina Navratilova tenía doce coronas en el de Chicago.

Nadal se convierte en el quinto jugador que supera las 100 victorias en un grande y lo logró en unas condiciones particulares, sin apenas público en las gradas por las restricciones impuestas a causa de la pandemia de coronavirus.

El español, que aterrizó en París con solo tres partidos tras el confinamiento, demostró que en Roland Garros se crece y endosó a Djokovic su segunda derrota de la temporada, después de que la sufrió en el Abierto de Estados Unidos por descalificación tras dar un pelotazo a una jueza de línea, frente al también español Pablo Carreño.

El número uno del mundo se queda en 17 grandes por ahora y con un único triunfo en París, sin poder convertirse en el primer tenista de la ‘era abierta’ que suma al menos dos veces cada uno de ellos.

Media hora antes del inicio del partido, el otoño se hizo presente en forma de lluvia y el techo recién estrenado de la Philippe Chatrier justificaba la inversión: la final de 2020 se jugaría a cubierto, como la del Abierto de Australia de 2012.

El augurio era malo para el español, amante del sol y de las condiciones de juego que acarrea y que había perdido aquella única final entre ambos bajo techo.

Pero el español no tiene tiempo de entretenerse en estadísticas, ni en repasar los libros de historia ni en ocuparse de todo lo que no suceda en el cuadrilátero ocre que ha convertido en su feudo.

Quien entró frío fue el serbio, rígido y sin la viveza que le caracteriza, a merced del juego de Nadal, mejor plantado, más hambriento de ganar el duelo. De nada sirvieron los intentos del número uno del mundo por buscar huecos en el muro del mallorquín, ni abusando de las dejadas ni buscando ángulos imposibles. Todo lo que iba del lado del español, volvía envenenado.

Con solo uno de cada cuatro primeros servicios, el balcánico renunciaba a una de sus mejores armas y así se explica que sus saques fueran desfilando del de lado de Nadal, que, firme con el suyo, tardó casi media hora en conceder una bola de rotura.

Una sola en el primer set, que no aprovechó el serbio, que dejó escapar en blanco la manga, el segundo 6-0 de la historia entre ambos tras el de Roma del año pasado, entonces también a favor del español.

Mejoró el porcentaje de primeros servicios del serbio y ganó su primer juego para abrir la segunda manga, pero, a cambio, Nadal leyó mejor el juego en la red y secó el sustento que daban a Djokovic las dejadas.

No se vino abajo el español, que siguió con su fuerza para lograr la victoria liberadora con un punto directo de saque.