La investigación comenzó gracias a la denuncia del padre de una de las menores, quien sorprendió a su hija de 15 años cuando se dirigía con un hombre mayor en un vehículo a “pasar el día en el spa de un hotel”

Agentes de la Policía Nacional han detenido en una localidad de la provincia de Málaga a un pedófilo de 62 años por abusar, presuntamente, de siete niñas de entre 13 y 15 años de edad. El arrestado frecuentaba zonas donde se reúnen las menores para engatursarlas con regalos y convencerlas para que le acompañaran hasta su vivienda. Allí les suministraba alcohol y drogas para conseguir sus propósivos sexuales. Tras su detención, la autoridad judicial ha decretado su ingreso en prisión como presunto autor de delitos de abuso sexual, corrupción de menores, amenazas graves y contra la salud pública.

La investigación comenzó el pasado mes tras la denuncia del padre de una niña de 15 años. El hombre solicitó auxilio a los agentes tras sorprender a su hija en el interior de un vehículo junto a un hombre mayor cuando, según sus manifestaciones, se dirigían a “pasar el día en el spa de un hotel”. Tras rápidas gestiones se consiguió frustar los planes del varón, quien dejó a la niña en las inmediaciones y abandonó la localidad.

Tras los hechos, los investigadores realizaron diversas gestiones y constataron que esa persona había captado a más niñas, todas ellas con edades comprendidas entre los 13 y 15 años de edad. El pederasta solía frecuentar las zonas donde se reunían las menores para ofrecerles regalos, como terminales de telefonía, y conseguir engatursarlas. Una vez obtenida su confianza, conseguía que accedieran a acompañarle hasta una vivienda donde les suministraba alcohol y sustancias estupefacientes.

Una vez creada la dependencia en las menores, le solicitaba favores de índole sexual a cambio de más sustancias sin dudar en amenazarlas con armas blancas para conseguir sus propósitos.

Tras la localización y detención del presunto autor, los agentes realizaron la entrada y registro de una vivienda donde se había refugiado. Allí localizaron sustancias estupefacientes, un machete de grandes dimensiones y ropa que pertenecía a alguna de las víctimas. El arrestado fue puesto a disposición de la autoridad judicial, quien decretó su ingreso en prisión provisional.