Ouigo, Iryo y Avlo: Málaga se prepara para el desembarco en 2023 de la oferta de AVE ‘low cost’ al completo

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, confirma que las tres compañías operarán la línea con Madrid el próximo año

Málaga cuenta ya los días para poder disfrutar de un servicio que se ha hecho esperar. La capital de la Costa del Sol se prepara para el desembarco en 2023 de la la oferta de AVE ‘low cost’ al completo, con la llegada de los trenes de Ouigo, Iryo y Avlo hasta la estación María Zambrano.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, que ha participado este miércoles en la inauguración de la feria internacional del sector ferroviario Rail Live 2022, ha confirmado que las tres compañías operarán a lo largo del próximo año la conexión Málaga-Madrid. Esto no solo multiplicará las opciones para desplazarse entre ambos destinos, sino que supondrá un importante respiro para el bolsillo de los viajeros, que podrán beneficiarse de precios más competitivos que los que ofrece el AVE tradicional.

De hecho, la entrada de la competencia ha provocado una reducción del importe de los billetes del 43% en los tres últimos meses en la línea de AVE entre Madrid y Barcelona, que la ministra ha puesto como ejemplo del éxito de la liberalización ferroviaria.

Dentro de esta oferta de trenes a precios reducidos, dos operadores, Iryo y Ouigo, son privados. El primero tiene prevista su llegada a Málaga para el próximo 31 de marzo, mientras que el segundo podría retrasar su puesta en funcionamiento hasta finales de año. Lo que sigue siendo una incógnita es la fecha concreta en la que los andenes de la estación malagueña verán al fin los trenes Avlo, el servicio ‘low cost’ de Renfe que inauguró sus operaciones en junio de 2021 con la línea entre Madrid y la ciudad condal.

Si hay algo que interesa a los viajeros es saber cuánto costarán los billetes. De entrada, las tarifas de Iryo tienen un precio más económico que el de Renfe. Con una antelación de entorno a cinco meses pueden rondar entre los 34 y los 43 euros, mientras que el AVE supera los 59.

Por lo que respecta a Ouigo, las tarifas parten de 9 euros por trayecto y los niños de hasta tres años pueden viajar gratis en brazos de un adulto. En el caso de los menores de 14 años, la compañía ofrece una tarifa plana de 5 euros. Se trata de los precios más competitivos de toda la oferta y son posibles, en parte, por el uso de trenes de alta capacidad, con dos plantas y un servicio completamente digital.

El horquilla de precios de Avlo es algo más amplia. El precio más bajo que se puede encontrar en este nuevo servicio es de 7 euros, tal y como se indica en su página web, aunque los billetes pueden elevarse hasta los casi 60 euros en función de la disponibilidad y la antelación de la compra.

«La liberalización ferroviaria, la competencia y la apertura de mercado, que no siempre se dan entre nuestros socios comunitarios, hacen que los viajeros tengan más opciones y precios más competitivos», ha subrayado la ministra durante su intervención en Rail Live, en la que ha defendido el tren como una de las herramientas más potentes para avanzar en la descarbonización del transporte y la reducción de las emisiones.

Además, ha destacado que el sector ferroviario también se está beneficiando de la competencia ya que «está siendo sinónimo de innovación». En este sentido, ha adelantado el próximo lanzamiento de Simple, una nueva plataforma digital que tiene como objetivo facilitar el intercambio de datos en tiempo real y asegurar la interoperabilidad a lo largo de toda la cadena logística, tanto en los flujos nacionales como internacionales.

En cuanto al transporte de viajeros, Renfe lanzó hace poco Doco, la aplicación de movilidad puerta a puerta para planificar viajes que mañana jueves estará abierta a todos los ciudadanos. En una primera fase se ofrecerán todos los servicios de Renfe, tanto Cercanías, Media Distancia, AVE y Larga Distancia, así como los servicios de movilidad de taxi, motos compartidas, VTC y patinetes.

Según Raquel Sánchez, la apuesta por el desarrollo de la alta velocidad se ha traducido en una red que conecta al 70% de la población española. En ella se han invertido más de 60.000 millones de euros y rondará los 4.000 kilómetros antes de que acabe el año con la puesta en servicio del AVE a Murcia.