Muere Fernando Morán, el exministro de Exteriores que culminó la entrada de España en Europa

Fotografía de La Vanguardia

El político asturiano, fallecido a los 93 años, fue el ministro con el que España selló su adhesión a la CEE

El que fue ministro de Asuntos Exteriores entre 1982 y 1985, Fernando Morán López, y uno de los artífices de la entrada de España en la actual Unión Europea, ha fallecido en Madrid a los 93 años, según ha podido confirmar TVE.

Nacido en Avilés (Asturias) en 1926, Morán, que ingresó en la Escuela Diplomática a los 26 años y ejerció de diplomático en Buenos Aires, Lisboa y Londres, asumió la cartera de Exteriores durante la primera etapa de Felipe González al frente del Gobierno después de haber sido senador del PSOE por Oviedo en la legislatura constituyente y, posteriormente, diputado por Jaén, en la segunda legislatura.

Durante su etapa en Exteriores, entre 1982 y 1985, se acometió la reapertura de la verja de Gibraltar, fruto de la Declaración de Bruselas, y el acuerdo para la integración de España en la Comunidad Económica Europea (CEE), cerrado el 29 de marzo de 1985.

También comenzó las negociaciones para disminuir la presencia militar de Estados Unidos en España, que culminaron con un nuevo acuerdo en materia de defensa.

Morán tenía una postura contraria a que España formara parte de la OTAN, por lo que discrepó con Felipe González y motivó su relevo al frente del Ministerio.

Embajador ante la ONU y eurodiputado

Tras su cese como ministro el 4 de julio de 1985, fue nombrado embajador ante las Naciones Unidas, puesto que abandonó para concurrir en 1987 a las primeras elecciones al Parlamento Europeo. Reelegido eurodiputado en 1989 y en 1994, el 23 de marzo de 1999 se despidió del Parlamento de Estrasburgo para dedicarse por completo a su candidatura a la Alcaldía de Madrid.

En las elecciones de 1999, Morán perdió frente al ‘popular’ José María Álvarez del Manzano, que logró un tercer mandato. Tras la derrota, el dirigente dejó en julio de 2000 su cargo de concejal y portavoz socialista en el Ayuntamiento, poniendo punto y final a su carrera política.

El pasado mes de octubre, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, y el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, participaron en un acto en homenaje al exministro en la Escuela Diplomática, con motivo de la publicación de un libro sobre su figura de diplomático, político y escritor (fue autor de una docena de obras).

“Nos abrió el camino para ser quienes somos y para estar donde estamos en Europa” y su labor tuvo una “enorme importancia” para situar a España en el lugar que hoy ocupa en el mundo, rememoraba Borrell. “Fue quien hizo realidad el gran anhelo de una España europea”, subrayó Barbón, que definió a Fernando Morán como “una de las personas fundamentales en la transición española”, a pesar de “la saña con que le criticaron”.

En el aspecto más anecdótico, parte de esa crítica tuvo su versión humorística en la cultura popular de España en la época, al hacerse célebres los llamados “chistes de Morán”, que tenían al político asturiano como protagonista, y en los que se ridiculizaba su supuesta simpleza.