El Ayuntamiento de Rincón pone en marcha un servicio de atención ante la detección de la procesionaria del pino

El Área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria (Málaga) ha informado del adelanto de la presencia de la procesionaria del pino en determinadas zonas del municipio debido a un aumento de las temperaturas en este invierno, poniendo en marcha un servicio de atención directa.

“Con temperaturas más frías lo habitual es que el descenso de las orugas se produzca como mínimo a finales de febrero y principios de marzo, pero este año, desde primeros de febrero ya se han observado orugas en el suelo”, ha indicado el edil del área, José María Gómez, quien ha recordado que todos los años se lleva a cabo una campaña de tratamiento fitosanitario contra la oruga procesionaria durante la época otoñal para erradicar la población de orugas procesionarias antes de que finalicen su ciclo durante la primavera.

El alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado, ha destacado “la importancia de actuar de forma preventiva para controlar y frenar la expansión de la plaga de las procesionarias”. “Con esta acción buscamos extremar las precauciones necesarias para evitar posibles incidencias que afecten a nuestra comunidad”, ha subrayado.

La presencia de la oruga se ha detectado en Peñas Blancas, el CEIP La Candelaria y calle Málaga Virgen en la zona de Parque Victoria, donde ya se han retirado y realizado el tratamiento específico. “Hemos habilitado un servicio que pueden solicitar contactando con el área y rápidamente se acude para erradicarlo”, ha añadido el edil.

El tratamiento que se está utilizando en el municipio por parte de la Empresa Municipal EMVIRIA es la aplicación de un producto fitosanitario autorizado para su uso en parques y jardines por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que carece de toxicidad para seres humanos y animales domésticos y actúa de manera eficaz.

“El producto se enmarca dentro de una acción biológica, ya que utilizamos una bacteria que se disuelve en agua y la aplicamos en las copas de los pinos, por lo que la oruga ingiere el producto y muere en un plazo de dos a tres días. Posteriormente se lleva a cabo un control y seguimiento hasta finales de primavera”, ha indicado.

Las zonas más comunes donde suele aparecer esta oruga son rotondas, parques y jardines públicos, centros educativos, entornos de guardería y pistas deportivas, paseo marítimo, calles e urbanizaciones. Las procesionarias pueden producir reacciones alérgicas, erupciones cutáneas e irritaciones en las fosas nasales, entre otros síntomas.

Para más información y solicitar el servicio pueden contactar con la oficina de EMVIRIA en el número de teléfono 951 92 15 01. Las oficinas están ubicadas en calle Clavel de la Urbanización Cotomar en Rincón de la Victoria.