Marzo deja en Málaga 2.381 parados menos que el mes anterior

El 30 por ciento del empleo creado ha sido de carácter indefinido, por los efectos de la reforma laboral

Los datos absolutos no engañan: en la provincia de Málaga el mes de marzo ha dejado un descenso de 2.381 parados inscritos en los registros del Servicio Andaluz de Empleo (SAE). Las interpretaciones, serán cosa de los intereses de cada cual, pero la realidad es que esta bajada en el desempleo del 1,54 por ciento es en términos absolutos el la más alta de Andalucía, donde solo en Huelva hubo también datos positivos con  2.002 parados menos, y con las otras seis provincias viendo como más gente se fue a su casa sin trabajo.

Así, en marzo, el número de inscritos fue de 152.311 parados en la provincia de Málaga. El descenso se ha producido igualmente a nivel nacional (2.921), aunque no en Andalucía, donde el desempleo registró un aumento de 1.911 personas.

En lo que se refiere a la comparativa interanual, la diferencia entre marzo de 2022 y el mismo periodo del año anterior es de 47.411 desempleados menos en Málaga. Además, en la capital malagueña, el descenso fue de 422 parados menos en el computo mensual y de 15.852 en el interanual.

Por sectores, el desempleo ha disminuido en el de los Servicios, con  3.150 desempleados menos, aunque hablamos de un sector que encabeza el número de parados malagueños con 109.040, lo que representa el 72 por ciento del total;  también, en el de la Industria donde el descenso fue de 123 desocupados menos. Por el contrario, se han producido incrementos en Agricultura (que registró 129 parados más para un total de 4.783; en la Construcción con 460 (15.349 en total en marzo), y en el colectivo Sin Empleo Anterior, donde el incremento fue de 303 paradas y parados más.

Pero, como siempre, hay otros datos que dibujan la realidad. Así, las trabajadoras malagueñas que han encontrado el pasado mes empleo, como destacaron desde el sindicato UGT, fueron 1.624, que suponen el 59 por ciento del total de la provincia (90.628), frente a los hombres, donde la bajada fue de 757, pero que suponen 61.683 parados en total, muy lejos del desempleo femenino. Además, el ocho por ciento de las paradas y parados malagueños son menores de 25 años.

Acerca de la contratación hay que señalar que se han suscrito en la provincia 63.400 contratos, destacando los efectos positivos de la reforma laboral aprobada por el gobierno de coalición PSOE/Unidas Podemos, ya que el 30% fue de carácter indefinido, 19.457 del total.  En este sentido, como destacaron desde CCOO Málaga, se ha pasado de una temporalidad del 91,2 por ciento en marzo de 2021 a una del 69,3 por ciento en marzo de ese año.

Si se atiende a las afiliaciones a la Seguridad Social, se aprecia también que han aumentado en el último mes en 9.337 (una subida del 1,47 por ciento), contabilizándose 644.336 trabajadores dados de alta, 48.915 más que en marzo de 2021, que suponen un aumento porcentual del 8,22 en el último año.

Acerca de los trabajadores incluidos en ERTE en la provincia, al cierre del ejercicio la cifra es de 4.181, de ellos están categorizados como ERTE por Covid 3.606 y No Covid, 457.

Razones y peticiones

Desde la Confederación de Empresario de Málaga (CEM) ponían en valor que las cifras de crecimiento “deben ser interpretadas en un marco de incremento constante de la población activa y por lo tanto, de demandantes de empleo”, unos datos favorables que se enmarcan “en un contexto complejo, marcado por la recuperación paulatina de la pandemia sanitaria y con ella de ratios como suscripción de hipotecas, cifras de exportaciones, y de las previsiones turísticas, pero condicionado por factores como el elevado coste de la energía eléctrica, los carburantes y las materias primas, el incremento de la inflación o acontecimientos como la invasión rusa de Ucrania, cuyas consecuencias sociales y económicas son de amplio calado y afectan ya a las previsiones de crecimiento global”.

Desde CCOO se ha valorado de forma positiva el dato del paro, incidido positivamente por la reforma laboral. Así, han considerado que a pesar de las reticencias por parte de ciertos sectores empresariales a la reforma laboral, los datos demuestran que “la senda que se ha abierto en el empleo es de una transformación hacia la contratación indefinida, además, sin destruir empleo y creando una mayor estabilidad”.

Para UGT, no obstante, la mejora de los datos del paro tiene que venir “reforzada con más salario, con mejores condiciones laborales para que los trabajadores y trabajadoras dejen de sufrir en primera persona todos los efectos y las causas de todos los acontecimientos que últimamente nos abordan” porque “ya es hora de que tener un empleo sea suficiente para vivir con dignidad y cubrir las necesidades de las personas trabajadoras”.

Se gana un espacio nacional

Málaga ha sido la segunda provincia española con mayor descenso del paro superada solamente por Baleares con 3.014 desempleados, un dato en el que ha influido la preparación de la Semana Santa y el inicio de la temporada alta turística.