Málaga pedirá que Alcazabilla y Gibrafaro sean Patrimonio Mundial de la Unesco

  • El Pleno ha acordado por unanimidad y sin necesidad de debate la tramitación de este proyecto

El Pleno del Ayuntamiento de Málaga ha elevado a institucional una moción de Ciudadanos para que el entorno Alcazabilla-Gibralfaro sea incluido en la  Lista Indicativa de Patrimonio Mundial de la Unesco con la presentación de la candidatura al Consejo del Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura. No ha hecho falta siquiera debatir la propuesta que a todos los grupos les ha parecido positiva.

En el texto de la iniciativa se incide en que dentro de la historia de España, Málaga, ciudad portuaria y siempre abierta, es una de las que más huellas de civilizaciones pasadas acumula en su entramado urbano, que creció a las faldas del monte Gibralfaro (‘monte del faro’), de tal importancia que el perfil del monte es el escudo de la ciudad.

«Son sitios donde el paisaje ha condicionado la acción humana y ésta ha quedado reflejada de una manera visible. O también, donde el paisaje, en este caso un monte que es una atalaya, ha condicionado la acción humana, como es la creación de la ciudad de Málaga, que lo hace alrededor de Gibralfaro, de nomenclatura árabe, de una vital importancia estratégica, como demuestran los restos fenicios encontrados bajo el edificio del actual Rectorado».

Al respecto, precisan que el monte Gibralfaro y la calle Alcazabilla «son un enclave idóneo para estar reconocidos como Patrimonio de la Humanidad, por una historia que se remonta a los fenicios y una visibilidad poderosa simultánea de varias civilizaciones, como son la romana, la musulmana y el uso urbano continuado desde la conquista cristiana hasta nuestros días».

Además, añaden, «cuenta con restos fenicios visitables y vestigios de lo que fue la Judería, donde vivió el sabio y poeta Ibn Gabirol, fundamental en la tradición hebrea, cuya estatua mira al conjunto monumental junto a un granado cargado de valor simbólico».

«Con esta historia, creemos que Málaga puede y debe aspirar a un enclave que esté reconocido como Bien de Valor Universal Excepcional por la Unesco«, han incidido.

Al respecto, agrega la moción que, de conseguirse, «los malagueños aumentarán su sensibilidad hacia un patrimonio excepcional, el orgullo por lo propio y por su identidad y, a la vez, se contribuirá a su mejor valoración ante la comunidad internacional».