La Senda Azul de la Diputación apuesta por crear arrecifes artificiales, bases náuticas y vivir de cara al mar

Vivir de cara al mar y no de espaldas. Aprovechar esa riqueza para la generación de empleo pero también para la creación de productos únicos, de la mano de la sostenibilidad ambiental, es la apuesta de la Senda Azul, la iniciativa creada por la Diputación de Málaga que incluye la creación de estrategias como la de recuperación de los fondos marinos.

Esta iniciativa se presenta como la “apuesta estrella” de la Diputación de Málaga por el medio ambiente y la sostenibilidad, en la que auna también la oferta turística, patrimonial y cultural vinculada al mundo marítimo de la provincia de Málaga. La creación de nuevos recursos acuáticos y subacuáticos, como arrecifes artificiales, o bases náuticas, entre otros, vincularán a la provincia de Málaga con la economía azul.

El presidente de la Diputación y de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, ha dado a conocer este proyecto en un acto donde ha incidido en la necesidad de tener una relación más sostenible con el ecosistema costero malagueño, además de diversificar la oferta actual, enfocándola al turista que busca experiencias únicas.

Por tanto, ha explicado que el concepto de Senda Azul, como marca, pretende aunar y proyectar toda la oferta turística relacionada con el mar en la provincia de Málaga. Se trata de un proyecto desarrollado por Turismo y Planificación Costa del Sol en cooperación con el propio sector náutico, con la colaboración y apoyo del Marítimo-Marino de Andalucía con el que se ha trabajado en cuatro mesas sectoriales divididas en: turismo náutico y puertos deportivos, experiencias turísticas singulares, sostenibilidad y conservación del patrimonio, y alojamiento y restauración.

El objetivo es mantener a la Costa del Sol como destino turístico “único, pionero, innovador, y sostenible”, ha indicado el también presidente de Turismo Costa del Sol, quien ha resaltado: “Queremos que la Senda Azul sea algo más que una nueva oferta turística que conecte y que integre las infraestructuras turísticas, el patrimonio cultural y natural costero y marino”.

Se pretende, de esta manera, apostar por incorporación de nuevos recursos acuáticos y subacuáticos, como la construcción de arrecifes artificiales respetuosos con el entorno marino, la recuperación de ecosistemas para la práctica del ecoturismo marino, así como también la construcción de bases náuticas que amplíen las posibilidades de expansión de actividades deportivas como la vela, el padel surf o el kayak, entre otras.

Este proyecto incluirá, además, un programa de actividades que acerque a toda la población de la provincia el disfrute del mar fomentando los eventos náuticos, culturales y medioambientales y diseñando, junto con el sector, el modelo de comercialización de la Senda Azul para los diferentes mercados así como un plan para promocionar la oferta dentro y fuera de la provincia.

“Se generará una filosofía que apoye la divulgación de la gran riqueza natural y patrimonial que ofrece nuestro entorno costero, por su biodiversidad, por su clima, por su arqueología, por sus características históricas y etnográficas para lograr un máximo aprovechamiento de los recursos que ofrece el litoral malagueño” ha destacado Salado.

En su intervención, Salado ha apostado por trabajar en el entorno marino, por ejemplo con esas estrategias de recuperación de fondos marinos con la plantación de poseidonias. En este punto, ha indicado que un ejemplo es Maro, en Nerja, y su biodiversidad marina que permite esas aguas cristalinas, y ha opinado que habría que trasladarlo al resto de la costa, protegiendo estos enclaves.

Ha apuntado, entonces, que hay que ver soluciones y ha aludido a los estudios realizados sobre las denominadas natas que en ocasiones se ven en el litoral malagueño. En este sentido, Salado ha recordado que hace años había “una gran variedad de pescados y algas” en las playas: “Prefiero apartar algas a apartar natas y porquería; tenemos que hacer autocrítica. La alga mejora la calidad del agua y eso tenemos que ir recuperándolo”.

Por otro lado, el presidente de la Diputación, también alcalde de Rincón de la Victoria, ha subrayado que este proyecto favorecerá la denominada economía azul, es decir, de empresas e iniciativas relacionadas con el mar y su entorno, “mejorando el aprovechamiento y el desarrollo inteligente y sostenible del territorio”.

Este proyecto contribuirá a la generación de sinergias entre todos los agentes implicados del ámbito turístico, cultural, científico o medioambiental y el apoyo a la desestacionalización del turismo en la provincia, ha expuesto durante el acto.

SOSTENIBILIDAD

Este proyecto se ha unido a otros que, según ha indicado el presidente de Turismo Costa del Sol, mucho tienen que ver con la sostenibilidad de la provincia”, y ha enumerado el futuro Corredor Verde del Guadalhorce, la Gran Senda de Málaga, la Senda Litoral, el Caminito del Rey, el puente en la zona del Saltillo y la pasarela de madera de la desembocadura del Guadalhorce, entre otros.

De forma paralela, Turismo Costa del Sol ha trabajado a través del programa 365 Experiences Turismo Azul, para dotar a las empresas que ofrecen experiencias náuticas de las suficientes herramientas para mejorar sus respectivos productos y servicios, y aumentar su competitividad.