La receta más famosa y española llega a ‘Mi Cocina’ …. Tortilla Española

En esta semana, que coincide con la celebración del Día de la Hispanidad (12 de octubre) entramos en Mi Cocina para enseñar cómo hacemos la receta que más nos representa en el mundo a los españoles, el plato que es nuestra seña de identidad…. la Tortilla Española o Tortilla de Patatas.

La Tortilla Española, la clásica, la mundialmente famosa y también llamada “tortilla de patatas”, con cebolla o sin cebolla, eso depende del gusto es la tapa más solicitada que no falta en bares y restaurantes ni en cualquier fiesta o reunión, excursiones al campo o la montaña y en la playa.

Su simpleza, su sencillez, su fácil preparación con patatas, huevos, cebolla, sal y aceite de oliva crean una combinación deliciosa, un verdadero manjar para el paladar más exigente.

Toñi Sánchez nos lleva un poquito más allá de la simple receta y ha investigado un poco de su origen: Parece ser que las primeras tortillas de huevos se conocen en torno al año 1.519 y que las patatas llegaron desde América a Europa en el año 1.537 curiosamente como planta ornamental y sus raíces, las patatas, la usaban como alimento para los animales, ya que se consideraba que los productos del interior de la tierra eran venenosos para el consumo humano. Tuvo que esperar la humilde patata 200 años para que la consumieran las personas.    

Hay varias teorías en cuanto al momento exacto en el que se mezclan estos dos ingredientes haciendo posible la creación de la receta de la tortilla española: En el libro “La patata en España. Historia y Agroecología del Tubérculo Andino“, escrito por el científico del CSIC Javier López Linaje, se sitúa el origen de la tortilla española en la localidad extremeña de Villanueva de la Serena en el siglo XVIII.  La obra hace referencia a documentos que hablan de la tortilla de patatas en esta localidad en 1798, y atribuye su invención a Joseph de Tena Godoy y al marqués de Robledo.

Cuenta la leyenda que la inventora de la tortilla española fue una humilde campesina que vivía en los bosques de Navarra y una noche de invierno recibió la visita del general carlista Tomás de Zumalacárregui (1808-1835), quien le pidió algo de comer, como lo único que tenía eran huevos, cebolla y patatas, le hizo una tortilla con todo aquello, al general le encantó y más tarde la popularizaría entre sus tropas.

Por lo visto, hasta hace poco tiempo, el primer documento que se conocía, es aquel en el que hacían referencia a la tortilla española, un escrito que data de 1817, dirigido a las Cortes de Navarra donde se narra que los habitantes de Pamplona la consumían y el escrito decía: “…dos o tres huevos en tortilla para cinco o seis, porque nuestras mujeres la saben hacer grande y gorda con pocos huevos mezclando patatas, atapurres de pan u otra cosa…

Sea cual sea su origen o su historia, no hay que olvidar que la mayoría de los platos tradicionales nacían de la necesidad de cocinar con lo que había, quizás del ingenio más que de las ganas de innovar, pero en definitiva es uno de los platos populares más característicos y socorridos de nuestro pais. De hecho por algo su nombre lleva la coletilla de “española”.

Ingredientes: (para 4 personas)

3 patatas grandes

6 huevos

1/2 cebolla grande blanca dulce

Aceite de oliva y Sal

Preparación:

Empezamos lavando y pelando las patatas. Las cortamos en trocitos pequeños y cuadrados y le ponemos sal.

Cortamos y pelamos la cebolla también en trozos pequeños.

En una sartén con mucho aceite (cuando esté caliente) echamos las patatas y por encima ponemos la cebolla y lo dejamos freír todo a fuego lento y vamos removiendo mientras se hacen y procurando que no se quemen y se vayan enterneciendo.

Aparte, ponemos en un cuenco las claras de los huevos y reservamos en un plato las yemas.

Batimos las claras casi a punto de nieve y cuando estén batidas se echan las yemas y se mezclan con movimientos envolventes. Se sala al gusto.

Cuando las patatas estén bien pochadas se sacan con un colador y se escurren del aceite para incorporarlas a los huevos y así se mezcla con todos los ingredientes.

Se deja reposar unos minutos para que la patata se empape bien y quede más jugosa.

Mientras reposa la patata se pone a calentar, a fuego medio, una sartén mediana cubriendo el fondo con el aceite de haber frito las patatas y la cebolla y se remueve para que toda la superficie se impregne con aceite. Cuando esté caliente, echamos la mezcla de huevos, patatas y cebolla y esperamos unos segundos a que salta la “costra” de la tortilla. Movemos la sartén varias veces paa que no se pegue. (la dejamos uno o dos minutos)

Con ayuda de un plato o tapadera le damos la vuelta y con una espátula le damos la forma redondeada y hacemos el mismo proceso. La dejamos cuajar y removemos continuamente.

Volvemos a darle una vuelta más y la dejamos cuajar siempre a fuego lento.

Para sacar por última vez y ya para servir, le damos una última vuelta para dejarla por la parte más estética y lo hacemos siempre a fuego lento a fin de que cuaje por dentro, a no ser que guste un poco cruda. Y…. ¡buen provecho y feliz Día de la Hispanidad a todos!

 

Toñi Sánchez

Blog Mi Cocina Carmen Rosa