La Junta aprueban los primeros presupuestos no socialistas de la historia de Andalucía

Las cuentas autonómicas para 2019 ascienden a 36.945,5 millones de euros-El consejero de Hacienda ha destacado que el incremento en Sanidad es del 7,9 por ciento, en Educación del 3,8 y en Dependencia del 4,4. Bravo ha asegurado que se cumplirá con el objetivo de déficit y que aumenta la inversión. Ha reconocido que los presupuestos «no bonitos pero son creíbles».

El Gobierno andaluz ha aprobado las cuentas de 2019. Un presupuesto total de 36,495,5 millones de euros, que contempla un aumento de 1.736 millones sobre 2018, de los que 1.129 millones se destinará exclusivamente a gasto social. Son las primeras cuentas elaboradas por el actual Ejecutivo conformado por PP y CS, tras 36 años de gestión solicialista, en boca del portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, «son los más sociales de la historia» de nuestra comunidad.

Unas cuentas, que según el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, desmontan el «mantra de la oposición sobre los recortes», ya que el gasto social-dice- asciende a la cifra de 20.343 millones, Salud supera los 10.409 millones y Educación los 7.508 millones. Esta última alcanza un presupuesto de en torno al 4,9 % del PIB. También ha destacado como «récord» lo que se destina a Dependencia.

También destacan, el apoyo a los sectores productivos y a la creación de empleo. La inversión que llevan aparejadas estos sectores supera los 4.887 millones. Además de la apuesta por los ayuntamientos. La lucha contra la violencia de género mantiene la dotación del presupuesto anterior con un incremento en el gasto ejecutado del 31 por ciento. Mientras que memoria democrática sufre un rebaja presupuestaria de 100.000 euros.

Como marca la ley, el Gobierno ha llevado las cuentas al Parlamento donde inician su trámite en el que necesitan al menos el apoyo de un grupo más para salir adelante, siendo suficientes los votos de Vox, socio de investidura del PP.

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, ha empezando agradeciendo al equipo técnico. Lo han hecho en tres meses y medio. Y al resto de las consejerías. El objetivo de las cuentas «es crear un escenario de confianza y credibilidad», según Bravo. Ha destacado que el incremento en Sanidad es del 7,9 por ciento, en Educación del 3,8 y en Dependencia del 4,4.

Bravo ha ido a los datos concretos y ha asegurado que se cumplirá con el objetivo de déficit y que aumenta la inversión. Ha destacado que los presupuestos «mantienen el nivel de inversión con una ejecución real, restituye derechos de los trabajadores, consolidan plantillas de educación y sanidad y nos acercan al déficit». Ha reconocido que los presupuestos «no bonitos pero son creíbles».

Bravo ha explicado, a preguntas de los periodistas, que aunque se producen descensos en algunas partidas con respecto a las del 2018, como en Empleo, que cae un 15 por ciento, o Memoria Democrática, con unos 100.000 euros menos, estos recortes no son tales si se comparan con lo que realmente se ejecutó el año pasado y no con lo que se presupuestó.

Ha recordado que Empleo ha tenido que devolver más de 1.300 millones de euros en los últimos años por no ser capaz de ejecutar los fondos presupuestados y ha defendido que el primer presupuesto del Gobierno de PP y Ciudadanos parta de que «la ejecución se cumpla y las cifras no queden en papel mojado».

Ha añadido que las partidas del nuevo presupuesto consignan «el dinero que se puede gastar» y no el que se promete para luego no cumplirlo, y ha recordado que el presupuesto de la Junta de 2018 se modificó en más de 800 ocasiones.

«Los presupuestos del cambio», según Juan Marín. «Los presupuestos más sociales de la historia», según Elías Bendodo. Los dos hombres fuertes del Gobierno de PP y Ciudadanos han comparecido este viernes para presentar el primer proyecto de cuentas de la Junta que no lleva la firma final de un consejero socialista.

El borrador presupuestario aprobado este 31 de mayo, fecha límite que se dio el propio ejecutivo para presentar los presupuestos, cuenta con 36.945,5 millones de euros de ingresos, un 5% más. Se trata del presupuesto más ambicioso de la historia autonómica, con 1.736 millones más que en las cuentas de 2018, las últimas aprobadas por el Gobierno del PSOE.

Las cuentas aprobadas este viernes en un Consejo de Gobierno extraordinario contemplan un gasto social de 20.343 millones de euros y, además, cuentan con la dotación para sanidad más alta desde que hay registros. Juan Marín ha adelantado que el presupuesto de la Consejería de Salud asciende a 10.409 euros. En educación, aunque el aumento es más modesto, está prevista una inversión del 4,9% del PIB andaluz.

Las previsiones macroeconómicas detalladas por el Consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, reflejan la situación de desaceleración de la economía mundial. El crecimiento estimado para 2019 es de un 2,1%, pero el titular de Hacienda ha revelado que el crecimiento de enero a marzo ha sido del 0,8%, lo que permite ser optimista respecto a esta previsión. La estimación de creación de empleo es del 2%. unos 60.000 puestos de trabajo, según ha dicho Bravo.