Según la COAG la producción de aceite de oliva en Andalucía se situará en 983.680 toneladas, de las que 59.120 toneladas de aceite serían de Málaga

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Málaga ha valorado el aforo oficial de la campaña oleícola 2019/20, que ha presentado una producción de aceite de oliva en Andalucía que se situará en 983.680 toneladas, de las que 59.120 toneladas de aceite serían de Málaga, donde según estos datos habrá un 31 por ciento menos de cosecha que el año anterior, en la que las pérdidas ya fueron cuantiosas, de casi 90 millones de euros.

«La cosecha está peor de lo que se esperaba debido a la sequía, con la excepción de algunos municipios como el de Arenas, donde se espera una mayor cosecha

COAG ha señalado, tras llevar a cabo las oportunas consultas por las comarcas olivareras de la provincia malagueña, que cuenta con 137.000 hectáreas y genera 1,5 millones de jornales, que «la cosecha está peor de lo que se esperaba debido a la sequía, con la excepción de algunos municipios como el de Arenas, donde se espera una mayor cosecha».

Por ello, ante esta situación, desde COAG Málaga no se entiende «por qué los precios del aceite sigan bajos, cuando la cosecha va a ser escasa en Málaga y en casi en todo el territorio español».

Además, han lamentado, a través de un comunicado, que «a estas malas previsiones se suma que la cosecha mundial también será más baja, por tanto, no habrá excedente de aceite en el mercado internacional».

En este sentido, desde esta organización han exigido a la industria y a la distribución que «dejen de especular a la baja con nuestro aceite, ya que les están haciendo un daño tremendo a los productores y se está comprometiendo la viabilidad del sector». De igual modo, han instando a que «dejen de importar aceite».

«No se entiende que en Italia haya estado el aceite a cinco euros/kilo casi todo el año y en España apenas ha sobrepasado los 2,30 euros/kilo», han advertido, exigiendo, además, «a las empresas exportadoras responsabilidad a la hora de competir por las cuotas de mercado y no tiren nuestro aceite al suelo para aumentar dichas cuotas».