La campaña de ajo andaluz está ya vendida debido al coronavirus

La desconfianza de los consumidores en los efectos que pueda tener la enfermedad en los alimentos ha hecho que caigan las exportaciones del ajo chino

La crisis del coronavirus ha disparado la demanda de ajo español. La desconfianza de los consumidores de los efectos que pueda tener la enfermedad en los alimentos ha hecho que caigan las exportaciones del ajo chino, que hasta ahora copaba el mercado internacional por sus bajos precios.

Hasta ahora el 80 por ciento del ajo consumido en el mundo venía de China. El coronavirus le ha cerrado las fronteras de países que, desde hace dos semanas, están llamando a almacenes como éste en Jamilena, en Jaén, dispuestos a pagar 60 céntimos más el kilo.

El ajo español se exporta sobre todo a Europa, EEUU, Canadá y Brasil y la producción de esta campaña está ya prácticamente adjudicada.

Los agricultores no se plantean aumentar la producción en la nueva campaña que empieza en mayo, porque saben que la crisis del coronavirus pasará y China venderá lo que ahora tiene retenido. Jaén, Granada, Málaga y Córdoba con más de 2.500 hectáreas, son las principales productoras de ajo en Andalucía