La adjudicación de empleos a la ONCE por Aena deja 18 parados

El próximo martes, la empresa Ilunión de la ONCE se hará con los servicios auxiliares del Aeropuerto de Málaga, “despidiendo al 100% de la actual plantilla»

El próximo martesla empresa Ilunión, que pertenece al Grupo Social ONCE, se hará con los servicios auxiliares del Aeropuerto de Málaga, despidiendo al 100 por ciento de la actual plantilla”, la cual está formada por un total de 18 trabajadores pertenecientes actualmente al Grupo Eulen.  Así lo han denunciado los propios trabajadores, algunos de los cualesllevan más de 11 años al frente de este servicio en el Aeropuerto de Málaga, que se verán en la calle el próximo lunes.

Para la adjudicación de la nueva empresa que estará a partir de ahora de los servicios auxiliares de la compañía Aena, ofertaron El Grupo Eulen y la empresa perteneciente al Grupo Social ONCE, resultando ser esta última la adjudicataria para realizar los servicios auxiliares al ser elegida por Aena por “presentar la oferta económicamente más ventajosa”.

De esta forma el Grupo Social ONCE, “empresa supuestamente sin ánimo de lucro y para la ayuda social” contratará a 18 trabajadores con una discapacidad igual o superior al 33% como así lo publicó en un portal web de ofertas de empleo el pasado 7 de mayo, “para así poder recibir bonificaciones a la cuota de la Seguridad Social, beneficios fiscales y subvenciones”, señalan los mismos trabajadores, quienes afirman sentirse discriminados y reprochan a la ONCE no subrogarlos y dejar sin empleo a 18 personas, todas con cargas familiares.

Asimismo, denuncia que con esta política por parte de Aena, “en la que lo único imprescindible es el beneficio económico y no la profesionalidad de sus trabajadores y la calidad del servicio”, se pretende seguir en su línea ascendente de beneficios para sus accionistas tal y como ocurriese con losbeneficios registrados en 2017 en los que la compañía Aena registró un beneficio de 1.232 millones en 2017, un 5,8% más aumentando un 69% el dividendo para sus accionistas y del que el Estado se embolsaría 497 millones.

Los servicios auxiliares en el Aeropuerto de Málaga o los chalecos amarillos como son conocidos, son los encargados de encauzar los flujos de viajeros en el intercambiador de la T3, asignan a los pasajeros a los taxis de turno de parada, realizando tareas de traductores entre las dos partes, y asignando a cada conductor su pasaje.

Controlan y regulan el flujo de entrada y salida de autobuses en la estación subterránea de la terminal asignándole las dársenas a cada uno de ellos, realizan acreditaciones para vehículos que deben circular por el carril de vehículos autorizados en la terminal 3 de salidas, realizan informes diarios, controlan las barreras de entrada y salidas para el personal de Aena entre otras funciones.

También se encargan de regular el flujo de vehículos en zona de salidas, tomando nota de cada incidencia y regulando la fluidez del tráfico, auxiliando a los autobuses en sus maniobras, cortando o abriendo el paso a los peatones, según la necesidad puntual del momento.

Asimismo controlan la documentación dependiente de la oficina multimodal de transporte, llamada OMT, y adscrita a los servicios de trasportes de la Junta de Andalucía de los vehículos que realizan los servicios de recogida previa en la terminal de llegadas, bajo precontratación previa, y expiden la autorizaciones para que los conductores bajo precontratación puedan permanecer en el área restringida a la espera de sus clientes.