El verano astronómico entra este martes con poniente y máximas de 30 grados en la Costa del Sol

La nueva estación durará 93 días y será un verano más cálido de lo normal. El martes 21 de junio será el día con más horas de sol del año. La lluvia de estrellas (perseidas) será el 12 de agosto.

Este martes 21 de junio, exactamente a las 11:14 horas, despediremos a la primavera y entraremos oficialmente en verano. En la Costa del Sol, la entrada se producirá con vientos de poniente y temperaturas máximas de 30 grados.

El verano 2022 será mucho más cálido de lo normal. Arrancará oficialmente el 21 de junio a las 11.14 horas (en la península y Baleares), según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional. Esta estación durará 93 días y 16 horas, y terminará el próximo 23 de septiembre con el equinoccio de otoño, que marca el inicio de la próxima estación.

El inicio del verano en el hemisferio norte está definido por el instante en que la Tierra pasa por el punto de su órbita desde el cual el Sol presenta su máxima declinación norte. El día en que esto sucede, el Sol alcanza su mayor elevación sobre el horizonte al mediodía y describe en el cielo el arco más largo.

Se trata del día con más horas de Sol del año.  Además, durante varios días la altura máxima del Sol al mediodía parece no cambiar. Debido a ello, al comienzo del verano también se le llama solsticio de verano (del latín ‘solstitium’, ‘Sol quieto’). El comienzo del verano en el hemisferio norte coincide con el comienzo del invierno en el hemisferio sur.

El verano es la estación más cálida y larga del año, y se caracteriza porque los días son más largos y las noches, más cortas.

Curiosidades y fenómenos

Con algo más de 93 días de duración, el verano en el hemisferio norte es la estación más larga del año. Ello es debido a que la órbita de la Tierra alrededor del Sol no es circular sino elíptica y el verano coincide con la época del año en la que la Tierra se encuentra más lejos del Sol.

Cuando esto sucede, la Tierra se mueve más despacio en su órbita, y por tanto necesita más tiempo para llegar al punto donde comienza la siguiente estación, que es el otoño. El inicio del verano puede darse, a lo sumo, en tres fechas distintas del calendario (del 20 al 22 de junio).

Entre los fenómenos astronómicos característicos del verano están las lluvias de meteoros, cuyo máximo se espera hacia el 30 de julio, y las populares perseidas, con máximo hacia el 12 de agosto.

Las lunas llenas de la estación tendrán lugar el 13 de julio, el 12 de agosto y el 10 de septiembre. La coincidencia de de la Luna llena con el máximo de las perseidas hará que este año sea más difícil disfrutar de las estrellas fugaces.

El cielo tras la puesta de Sol a comienzos del verano no tendrá ningún planeta visible, y habrá que esperar hasta mediados de agosto para poder ver Saturno salir por el este al anochecer. Al terminar la estación, Júpiter hará su aparición por el este tras la puesta del Sol. El cielo antes de la salida del Sol, por el contrario, empezará la estación con cinco planetas visibles: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. 

Además de los planetas, es fácil distinguir en el cielo grupos de estrellas brillantes. El más característico del verano es el triángulo formado por Altair, en la constelación del Águila, Deneb, en la constelación del Cisne, y Vega, en la constelación de la Lira.

Hacia el sur, son típicas del verano las constelaciones de Escorpio, con la brillante y rojiza estrella Antares, y Sagitario, cuya posición indica aproximadamente el centro de la Vía Láctea.

El 4 de julio se producirá el momento de máximo alejamiento anual entre la Tierra y el Sol, denominado afelio. Durante el verano de 2022 no se producirá ningún eclipse de Sol o Luna.