El tío de Julen señala al pocero

El tío del pequeño y dueño de la finca de Totalán se reafirma en su inocencia en su declaración ante el juez. Dice que «era imprevisible» que el niño cayera en el pozo y señala al pocero como responsable.

El dueño de la finca de Totalán (Málaga) donde está el pozo en el que murió el niño de 2 años Julen el pasado 13 de enero ha mantenido su inocenciaante la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga y ha alegado que era imprevisible la caída.

David Serrano Alcaide ha declarado en calidad de investigado por homicidio imprudente durante casi dos horas y ha insistido en que valoró el peligro y que por ello puso dos bloques de hormigón, por si causaba una lesión a una persona, pero en ningún caso pensó que alguien pudiera caer.

Sus abogados han explicado a los periodistas que su cliente ha explicado a la jueza que es un «ignorante» en los trámites administrativosnecesarios de hacer el pozo y que se encomendó a un profesional, en referencia al pocero que hizo la prospección.

Esta citación se produce después de que la Fiscalía lo solicitara, al igual que también pidió que declararan, pero en calidad de testigos, una docena de personas, entre ellas varios guardias civiles, los padres del pequeño, la persona que realizó el pozo y la que hizo una zanja en la zona, que comparecerán en los próximos días.

El fiscal solicitó estas declaraciones después de que la Guardia Civil le remitiera otros informes, ampliatorios del primero, tras lo que la Fiscalía consideró que ya se pueden hacer varias hipótesis de los momentos previos a la caída de Julen y por tanto era el momento de depurar las responsabilidades penales si las hubiera.

El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga abrió unas diligenciasprimero por la desaparición del niño, en el que se han ido incorporando informes con el fin conocer lo ocurrido y determinar si existen responsabilidades penales.