El Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama beneficia a más de 182.000 mujeres de entre 50 y 69 años en la provincia

 

  • Los delegados de Gobierno y Salud asistieron a los actos con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama
  • Actualmente, la supervivencia a los cinco años en cáncer de mama se sitúa en un 85,6%

El Programa de Detección Precos de Cáncer de Mama beneficia en la provincia a un total de 182.184 mujeres de entre 50 y 69 años que la Consejería de Salud implantó en 1995.

Hasta el momento, se detectaron 2.095 tumores entre las mujeres citadas para realizarse una mamografía y que se incluyen en el grupo de edad de mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Los delegados de Gobierno y de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, José Luis Ruiz Espejo y Ana Isabel González, respectivamente, asistieron hoy, 19 de octubre, a los actos con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama, organizados por ASAMMA.

La organización subrayó la necesidad de sensibilizar a las mujeres para que acudan al programa de diagnóstico precoz para luchar contra el tumor más frecuente en las mujeres tanto a nivel mundial como europeo.

Actualmente, la supervivencia a los cinco años en cáncer de mama se sitúa en un 85,6%, según los últimos datos del Registro de Cáncer andaluz, una cifra que llega al 90% cuando el diagnóstico es precoz, de ahí la importancia del cribado.

Cada año, se diagnostican en Andalucía alrededor de 4.900 nuevos casos de cáncer de mama.

La detección temprana a través de la realización de mamografías permite mejorar el pronóstico de la enfermedad y aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos, gracias a un abordaje integral e individualizado de los equipos profesionales que tratan esta enfermedad.

En el caso de aquellas mujeres que no pudieron preservar su mama se realiza una reconstrucción quirúrgica de su seno. En 2017, se hicieron en Andalucía un total de 1.871 intervenciones de reconstrucción tras una mastectomía, un 32,5% más que el año anterior.

El Hospital Regional de Málaga incorporó el pasado año la micropigmentación, que consigue completar la total reconstrucción del pecho al redibujar la areola y el pezón perdidos a causa de un proceso oncológico.

La aplicación de esta técnica, de la que ya se beneficiaron 60 mujeres, supone un aumento de la autoestima y una mejora de la calidad de vida, ya que la mujer recupera su imagen corporal.

Además del programa de cribado para la detección precoz del cáncer de mama, Andalucía ofrece consejo genético oncológico. Hay que tener en cuenta que entre un 5-10% del total de los casos de cáncer diagnosticados cada año tiene naturaleza hereditaria.

El cáncer de mama de origen hereditario se presenta entre los 40 y los 50 años, una década antes de su aparición habitual.

En el consejo genético oncológico se incluye asesoramiento genético tanto a pacientes como familiares, un test genético para determinar la presencia de mutaciones que pueden trasmitirse a la descendencia y que incrementan la susceptibilidad de padecer cáncer, y el establecimiento de medidas preventivas y terapéuticas para impedir la aparición del cáncer o para diagnosticarlo lo más precozmente posible.

El consejo genético supone, por tanto, una herramienta fundamental para reducir la incidencia y mortalidad del cáncer de mama, ya que una vez identificados aquellos miembros de una familia que son portadores de una mutación de riesgo, se pueden implantar protocolos de seguimiento y tratamiento adaptado a cada tipo de cáncer.

Expertos del ámbito de la Oncología y de la Genética Clínica de la sanidad pública andaluza trabajan en este programa, que en Málaga se presta en Hospital Virgen de la Victoria.

La Consejería de Salud ofrece también, a través de plataformas genómicas, pruebas diagnósticas de biología molecular del cáncer de mama para identificar mejor a las pacientes que pueden someterse a quimioterapia, mejorar la precisión y respuesta al tratamiento.

Actualmente, se encuentran en activo 151 proyectos de investigación que abarcan múltiples líneas de trabajo

Estas pruebas estiman el riesgo de recurrencia de la enfermedad (alto o bajo riesgo) y predicen, con mayor precisión que los criterios clínicos, la respuesta a la terapia adyuvante.

Sus objetivos concretos son analizar la adecuación de la solicitud a los criterios establecidos; estimar el impacto de las plataformas genómicas de carácter predictivo/pronóstico en la decisión terapéutica; valorar la utilidad clínica de las plataformas en términos de salud para los pacientes; así como realizar una evaluación económica de dichos test con datos reales en nuestro entorno.

La investigación es otro importante aliado para seguir avanzando en la lucha contra el cáncer en Andalucía. Dentro de la Oncología, el cáncer de mama es la patología más investigada en la sanidad pública andaluza.

Actualmente, se encuentran en activo 151 proyectos de investigación que abarcan múltiples líneas de trabajo que van desde el desarrollo de una nueva herramienta de terapia génica como la detección de nuevos marcadores de respuesta, determinación de perfiles para el diagnóstico precoz, seguridad y eficacia de nuevos tratamientos…

16 son los proyectos de investigación puestos en marcha competitivos que captaron más de un millón de euros en financiación. Los restantes 135 proyectos son estudios clínicos, de los que 112 son ensayos clínicos y el resto estudios observacionales.

En total, se registran 248 participaciones de profesionales, entre los que destacan los hospitales Virgen del Rocío de Sevilla, Virgen de la Victoria de Málaga, Hospital Reina Sofía de Córdoba, Hospital Virgen Macarena de Sevilla y el Complejo Hospitalario de Jaén como los que más participan en este tipo de estudios.

Durante los últimos cinco años, se publicaron más de 230 publicaciones en revistas indexadas en los Journal Citation Reports (JCR) sobre cáncer de mama. En este periodo, se solicitaron además 15 registros de protección industrial e intelectual sobre invenciones relacionadas con el cáncer de mama.

Concretamente, se trata de ocho solicitudes de propiedad industrial prioritaria, dos patentes internacionales, cuatro fases nacionales (dos en Estados Unidos y dos en Europa) y un registro de propiedad intelectual.