El Festival de Málaga entrega su primera Biznaga a los sanitarios

 

Málaga se dispone en los próximos días a convertirse de nuevo, un año más, en capital del cine en español y a demostrar, en esta ocasión, que el cine es un lugar seguro

El festival está siendo modélico en el cumplimiento de las medidas sanitarias

El actor Miguel Ángel Martín entrega el premio Málaga a la enfermera Pilar Lara.

 

Tras aplazarse en marzo por el coronavirus, el Festival de Cine en Español de Málaga ha podido celebrar este viernes la gala inaugural de su vigésimo tercera edición, y por primera vez se ha abierto con la entrega de una Biznaga honorífica, en este caso al personal sanitario por su trabajo durante la pandemia.

Una de las grandes señas de identidad del Festival, la alfombra roja en la plaza ante el Teatro Cervantes, no ha podido ser instalada este año para evitar las aglomeraciones del público que tradicionalmente agasaja a los actores a su llegada a las galas.

Este año solo poblaban esa plaza los asistentes a la gala, a los que se medía la temperatura al acceder y les asignaba un asiento con la obligada distancia social para cumplir la reducción de aforo establecida.

La gala, a la que ha asistido entre otras autoridades el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, no podía ser ajena a lo vivido en los últimos meses y ha comenzado con un vídeo que recordaba los aplausos a las ocho de cada tarde o las celebraciones cada vez que un enfermo salía de la UCI.

Y, además, el primero en salir al escenario, vestido con su ya habitual pijama y portando su inseparable taza de café, ha sido el actor Miguel Ángel Martín, que saltó a la fama por su «Diario de un confinamiento», con el que, a través de su perfil @tunomandas en redes sociales, aportó una visión humorística a ese periodo.

Junto a Martín estaba Pilar Lara Domínguez, sanitaria de la UCI del Hospital Clínico Universitario de Málaga, que ha recogido en nombre de todos sus compañeros esa Biznaga del Premio Málaga y ha recordado cómo, «en los días difíciles, el cine, la música, el arte y los artistas» les ayudaron a sentirse mejor.

Ambos han dado paso a la conductora de la gala, la actriz Juana Acosta, quien ha asegurado que el Festival llega «con un pelín de retraso, pero con la misma ilusión de siempre» y ha agradecido a la ciudad su «compromiso» con el certamen.

Ha recordado los homenajes que se tributarán a Tatiana Hernández (Premio Ricardo Franco), Arturo Ripstein (Premio Retrospectiva), Kiti Mánver y Óscar Martínez (Biznagas Ciudad del Paraíso), Carlos Marqués-Marcet (Premio Málaga Talent) y a «El perro del hortelano» (Película de Oro).

Acosta ha hecho además un repaso de las principales secciones, como las de largometrajes -con nueve películas españolas y siete iberoamericanas-, documentales, Málaga Premiere, Cinema Cocina o Zona Zine.

La gala, que ha contado con las actuaciones musicales de Javier Ruibal, Marcel Bagés y María Arnal, Rosario «La Tremendita» y Rozalén, ha sido el preludio de la proyección del primero de los largometrajes de la sección oficial, «La boda de Rosa», dirigido por Icíar Bollaín.

La directora, acompañada de parte de su elenco, ha asegurado que es «emocionante abrir un Festival valiente que levanta la persiana» y hacerlo con una película que aporta «luz y alegría en este momento».

Málaga se dispone en los próximos días a convertirse de nuevo, un año más, en capital del cine en español y a demostrar, en esta ocasión, que el cine es un lugar seguro.