El festival de cortos que se celebra en la cárcel de Alhaurín de la Torre premia la obra ‘Boquerones a Motor’.

rpt

El festival de cortos que se celebra en la cárcel de Alhaurín de la Torre premia la obra ‘Boquerones a Motor’

El Centro Penitenciario Málaga I ha acogido este fin de semana la fase final del XIV Festival ‘Alhaurín en Corto’, que organiza la Asociación Arrabal-AID en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, y en el que se ha premiado ‘Boquerones a Motor’, una historia a caballo entre el documental y el reportaje periodístico dirigida por Javier España.

Esta obra, una de las ocho finalistas, muestra la realidad del deporte adaptado para personas con diversidad funcional a través del club del mismo nombre vinculado a Amappace, cuyos jugadores practican una modalidad accesible denominada Powerchair football (fútbol en sillas de ruedas eléctricas).

España recogió la estatuilla al corto ganador de manos de Wendolyn, una interna en representación del módulo de mujeres, y aseguró que los jugadores le decían «que ganaríamos y se van a poner contentísimos». En su intervención agradeció la confianza de los internos y reivindicó un mayor apoyo de las instituciones al equipo de ‘Boquerones a Motor’, «que no disponen de sitio para jugar y necesitan contar con mayor número de voluntarios».

Los otros finalistas entre el medio centenar de cortos presentados fueron ‘7 dosis de dopamina’ de Virginia Rodríguez, una comedia romántica que plantea si existe el amor a primera vista o todo se debe a una cuestión científica; ‘Alcanzar el Vórtice’, donde Pedro J. Poveda que combina comedia y ciencia ficción para hablar de igualdad de oportunidades; y ‘Las Cenizas’ de Sami Ramos, que cuenta en clave de comedia surrealista cómo Félix es obligado por su madre a enterrar las cenizas de su padre no muerto.