El cierre del 20% de las agencias de viajes en Málaga les llevan a pedir ayuda

El sector de las agencias de viajes es uno de los que, dentro de la industria turística, más está sufriendo las consecuencias económicas de la pandemia

El sector de las agencias de viajes es uno de los que, dentro de la industria turística, más está sufriendo las consecuencias económicas de la pandemia de la COVID-19, de hecho, según la Asociación de Agencias de Viajes (Aedav-Andalucía), un 20 por ciento de las de la provincia de Málaga han cerrado sus puertas debido a la situación derivada de la pandemia, número que podría incrementarse en estos meses.

Así lo ha indicado a Europa Press el presidente de Aedav-Andalucía, Sergio García, quien ha recordado que este sector lleva «sufriendo» la pandemia desde hace más de un año puesto que aunque en España en el mes de marzo se inició el confinamiento ellos ya desde noviembre de 2019 comenzaron con la caída de ventas, tanto de agencias emisoras como receptivas.

«Los que salieron en diciembre, enero y febrero más o menos bien pero el resto hubo que devolver y los que traían a grupos al destino que en muchos casos llevaban dos años de preparación ha habido que reembolsarlo todo y está siendo una auténtica ruina», ha admitido García.

De hecho, las agencias emisoras han sufrido una caída del 95 por ciento de sus ventas, con un negocio que se circunscribe únicamente a los viajes corporativos de profesionales que, por cuestiones laborales, sí tienen que moverse. En el caso de las receptivas, su negocio es prácticamente cero.

El general, desde marzo hasta ahora, con el confinamiento y los distintos cierres «poco se ha podido vender» en las agencias de viaje, que tienen a sus trabajadores en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o ya en el paro. Esto último ha ocurrido sobre todo en aquellas que llevaban poco tiempo abiertas y han optado por cerrar ya que mantenerse era inviable, ha explicado García.

Los grupos previstos para el pasado otoño se anularon o se han pasado al próximo otoño de 2021 y las previsiones actuales ya se fijan en la primavera «aunque no sabemos si se irán cancelando». Por todo ello, el presidente de las agencias de viaje andaluzas ha esperado que la vacuna funcione: «Estoy esperanzado, quiero ver la botella medio llena y soy bastante positivo de cara al verano».

A su juicio, el llegar a la inmunidad de rebaño y que se produzcan menos contagios generará más confianza en la población y que se vayan organizando viajes, aunque ha esperado que a esto se sume la supresión de las restricciones actuales o el tener que viajar con una PCR hecha en el país de origen.

RECLAMAN AL GOBIERNO AYUDAS DIRECTAS

En este sentido, ha incidido en la necesidad de recibir ayudas directas por parte del Gobierno central como está ocurriendo en otros países como Reino Unido o Alemania así como reducciones en el IVA o supresión de algunos impuestos.

«A las agencias –de viajes– ayudas ninguna y calculo que el 20 por ciento están ya cerradas en Málaga», ha sostenido García. En la provincia son unas 500 que dan empleo a entre 1.500 y 2.000 personas, mientras que en el conjunto de Andalucía son 1.800 y 12.000 trabajadores.

Ese 20 por ciento, no obstante, podría ir a más y llegar a entre un 30 y un 40 por ciento de cierres. Las agencias de viajes, ha indicado el presidente de Aedav, «te dan para pagar el autónomo y un sueldo, para tener un medio de vida pero no puedes estar pagando un alquiler, impuestos y no vender nada; la situación es muy difícil y no se nos ayuda».

García ha recordado cómo en la crisis de 2008 a 2014 este sector «hizo sus deberes, si no esto –la pandemia– nos coge y nos liquida directamente. Ya sabemos que hay ciclos y hay clientes para todo (físico y digital) pero esto ha sido una barbaridad». Entonces, las ventas cayeron alrededor de un 30 por ciento «pero ahora es que no se vende prácticamente nada, y lo que vendes estás asustado por si vas a tener que devolverlo porque está todo cerrado».

«OFRECEMOS UN SERVICIO, NO SOMOS SIMPLES BILLETEROS»

«La situación es muy dificil y hemos sufrido pero somos camaleónicos, nos hemos amoldado. Una agencia es más personal pero ya no somos simples billeteros sino que vendemos billetes, de avión, de tren pero damos un servicio que la clientela aprecia», ha explicado.

En este sentido, García ha puesto como ejemplo estos meses atrás, fundamentalmente al inicio del confinamiento, con el trabajo realizado por las agencias de viajes para traer de vuelta a clientes que estaban fuera de sus lugares de origen, algunos en países con más dificultades.