El Balneario de los Baños del Carmen retoma su actividad tras el fuego en el cableado del sábado

  • Unas trescientas personas se encontraban cenando en la terraza cuando desalojaron el restaurante por precaución

Los chispazos, el estruendo de pequeñas explosiones y el fuego fueron muy alarmantes, pero todo quedó en un susto. Unas trescientas personas cenaban en la terraza del Balneario de los Baños del Carmen este sábado pasadas las 23:00 cuando un cortocircuito, al parecer,incendió parte del cableado. El personal utilizó los extintores y los bomberos lo pudieron apagar en pocos minutos en cuanto llegaron. Este domingo, tras un primer saneamiento provisional de los electricistas, el restaurante ha vuelto a funcionar con normalidad. Segun publica Málaga hoy

«Se ha dañado una parte del circuito eléctrico que se encuentra en la entrada, donde están los baños exteriores», comenta el propietario, José Luis Ramos. «Pero no es el cuadro principal de la acometida de Endesa, a ese no le ha afectado», apunta. Detalla Ramos que la suma de la temperatura exterior y la acumulación de carga podría haber sido la causa del cortocircuito, pero están también intentando averiguar si se pudo producir algún tipo de sobrecarga en la red que afectara a este tipo de instalaciones más potentes.

«Tenemos extintores de CO2 que son los de electricidad para estos casos y los usamos, pero los bomberos trajeron mejor material y más potente y en unos minutos lo sofocaron, no hubo ningún herido ni nada, afortunadamente la actuación fue muy rápida y, además, el 100% de los clientes estaban en la terraza, en la otra parte», apunta Ramos.

No obstante, por precaución, un policía de paisano que disfrutaba de una cena en el restaurante ayudó a desalojar ordenadamente el espacio para evitar cualquier peligro y para que los efectivos pudieran extinguir el fuego sin problemas.

Desde primera hora de este domingo, un grupo de electricistas «se encuentra saneando todo provisionalmente para poder funcionar hoy con normalidad, a partir de las 13:30 estaremos ya funcionando«, apunta el propietario y destaca que «aquí estamos acostumbrado a reaccionar rápido».  «Gracias a Dios no fue a más y que ningún empleado o cliente sufrió daños, se va a reponer el cableado afectado y ya está, es una reparación menor, nada tan grave que no nos deje funcionar».

Algunos comensales que tenían mesa reservada llamaron durante la mañana para saber si podrían abrir y  el personal confirmó las reservas restantes. «Mañana damos parte al seguro, porque para entrar en algunas dependencias, como había mucho humo, se echaron abajo dos puertas», añade Ramos.

El fuego conllevó un apagón total en el establecimiento. No funcionaron los ordenadores y, por tanto, tampoco hubo cobro. «Anoche se hizo un simpa consentido y colectivo en el Balneario», bromea José Luis Ramos. Resalta que, sin embargo, los habituales están volviendo para pagar su cuenta y que la única caja que hicieron fue «la de los guiris que cenan a las seis».

«No pasó de la zona exterior, no llegó a los cuadros principales, todo quedó fuera del edificio principal, era fácil y visible para apagar, realmente no representaba peligro», considera Ramos dispuesto a regresar cuanto antes a su actividad normal.