El 061 reconoce 36 nuevas zonas cardioaseguradas de la provincia de Málaga

El Centro de Emergencias Sanitarias 061, perteneciente al Servicio Andaluz de Salud de la Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía, ha concedido la distinción de ‘zona cardioasegurada’ a 36 espacios cardioprotegidos pertenecientes a 13 instituciones públicas y privadas, tras cumplir con los requisitos en materia formativa e instalación de desfibriladores externos semiautomáticos

El Centro de Emergencias Sanitarias 061, perteneciente al Servicio Andaluz de Salud de la Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía, ha concedido la distinción de ‘zona cardioasegurada’ a 36 espacios cardioprotegidos pertenecientes a 13 instituciones públicas y privadas, tras cumplir con los requisitos en materia formativa e instalación de desfibriladores externos semiautomáticos.

El delegado territorial de Salud y Consumo, Carlos Bautista acompañado del director gerente del Centro de Emergencias Sanitarias 061, Fernando Ayuso, han hecho entrega de estas distinciones.

En concreto, al Ayuntamiento de Málaga que ha adquirido 12 nuevos desfibriladores para vehículos de policías y protección civil; a la empresa Cordis Integralis Service, SL, que ha cardioasegurado ocho centros en la provincia (EasyHotel, Novotel Suites, Ibis Budget Málaga Aeropuerto, Ibis Málaga Centro, Ilunion Málaga, Ilunion Fuengirola, Ilunion Hacienda de Mijas y Geseme); al Ayuntamiento de Estepona que ha instalado tres desfibriladores en la delegación de Turismo CasaTejerinas, en el Patronato de recaudación y en el campo de fútbol de Cancelada.

También se han entregado distinciones de zonas cardioaseguradas en este acto al parque cementerio Virgen del Carmen de Alhaurín de la Torre, al Campo de fútbol y la Casa de la Cultura del Ayuntamiento de Villanueva del Rosario; al colegio oficial de Aparejadores y Arquitectos técnicos de Málaga; a la fundación Asprodisis, que ha dotado su centro Icara en Ronda, a la empresa Opplus, Operaciones y Servicios (2), a la empresa MADES (Málaga Aerospace, Defense and Electronics Systems, S.A) y a la Clinica Luxommed. Prestige Costasol,

Junto a ellos se han cardiasegurado en 2022, el Ayuntamiento de Montecorto, el centro educativo C.P. Monte Miraflores B de Mijas, Yuki Concordia que ha cardioasegurado el centro Deportivo Free Wave Sport center y la comunidad de propietarios Imara 2 y 3 fase.

Así, han destacado que son reconocimientos que certifican que las instalaciones y zonas públicas y privadas distinguidas disponen de personal entrenado para actuar ante una parada cardiaca, situándose la provincia de Málaga con un total de 387 instalaciones reconocidas como zonas cardioaseguradas, más de 200 ubicadas en la capital.

El delegado de Salud y Consumo ha destacado que «este programa tiene como objetivo disminuir la mortalidad y las graves secuelas que se pueden producir tras sufrir una parada cardiaca, a través de una excelente actuación inicial».

Los profesionales de estas instalaciones y espacios móviles acreditados están capacitados para actuar de forma inmediata en caso de presenciar una parada cardiorrespiratoria, sumando sinergias a la posterior asistencia por parte de los equipos de emergencias sanitarias.

Málaga es la provincia que cuenta con mayor número de zonas cardioaseguradas de Andalucía, reconocidas todas ellas tras la puesta en marcha del programa.

Según lo establecido en la Orden de 4 de junio de 2013 (BOJA 113/2013), el Centro de Emergencias Sanitarias 061 es el encargado de la gestión y registro de las organizaciones que solicitan el distintivo de ‘Zona cardioasegurada’, «un reconocimiento que constata que dichas instituciones han formado a sus profesionales y han ubicado desfibriladores en sus instalaciones, en el número y los lugares adecuados», según ha manifestado Ayuso.

Además, ha agradecido «la implicación de todas estas instituciones, por la responsabilidad social que ejercen y su contribución a la protección de la salud y la seguridad de la población malagueña». CADENA DE SUPERVIVENCIA

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo occidental y, entre ellas, ocupa un lugar destacado la muerte súbita cardiaca que suele ocurrir, de manera mayoritaria, fuera del entorno hospitalario.

La correcta atención a la parada cardiorrespiratoria consiste en la aplicación precoz de una serie de acciones conocidas como cadena de supervivencia que incluye, por este orden, el reconocimiento de la situación y activación del sistema de emergencias sanitarias, el inicio inmediato de las maniobras de soporte vital básico, la desfibrilación eléctrica precoz y la rápida instauración de las técnicas de soporte vital avanzado. RCP TELEFÓNICA

Desde los centros coordinadores de urgencias y emergencias del 061, ante una situación de sospecha de parada cardiorrespiratoria, se anima y se explica a los alertantes como realizar estas maniobras básicas mientras que llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, dado que está demostrado que intentar aplicar estas técnicas a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes.

Estos episodios, que pueden sobrevenir en cualquier lugar con pequeños síntomas como el ahogo y la pérdida de conocimiento, están motivados generalmente por problemas de fribrilación ventricular y de taquicardia ventricular sin pulso, que impiden el bombeo de la sangre y la llegada de oxígeno a todo el cuerpo.

Los cinco minutos posteriores a una parada cardiorrespiratoria son claves para el afectado y por ello es fundamental que la persona que tiene el contacto inicial actúe de forma inmediata alertando a los equipos de emergencias sanitarias y aplicando entre tanto técnicas de reanimación básicas, como la ventilación boca a boca y el masaje cardiaco externo.

La disponibilidad de un equipo de desfibrilación eléctrica precoz, que puede ser utilizado por personal ajeno a la profesión sanitaria con la realización de un curso básico de entrenamiento, añade el recurso más eficaz para restablecer el ritmo cardiaco viable y reducir al máximo el riesgo de muerte.

La supervivencia de muchas de las víctimas depende de que se apliquen las técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar en los primeros tres o cuatro minutos, lo que puede aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50% de los afectados.