El dueño de la finca donde murió Julen se declara insolvente

Inicia un proceso concursal por deudas

El dueño de la finca en la que se encuentra el pozo en el que murió Julen se declara insolvente y ha presentado una demanda de solicitud de concurso voluntario de deudor persona física ante la existencia de una deuda «inasumible» que, entre los conceptos de responsabilidad civil en el proceso por la muerte del niño y sanciones administrativas, podría llegar a 1,5 millones de euros, según informa Europa Press.

El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga acordó hace unas semanas la apertura de juicio oral contra David Serrano, acusado por un delito de homicidio por imprudencia grave; y le impuso el pago de una fianza civil de 885.300 euros para asegurar las responsabilidades pecuniarias que pudieran declararse en relación con las tareas de rescate llevadas a cabo.