Detenido por agredir con una botella en un bar mientras la hija de 9 años estaba en el coche

Los agentes hallaron en un vehículo sola a una niña de 9 años hija de la pareja del arrestado mientras la madre y él tomaban algo

Un hombre de 57 años ha sido detenido por la Policía al agredir a otro a botellazos en Málaga a la salida de un bar, frente al que los agentes hallaron en un vehículo sola a una niña de 9 años hija de la pareja del arrestado mientras la madre y él tomaban algo en el establecimiento.

Supuestamente propinó varios botellazos en la cabeza a otro varón en el barrio de Nueva Málaga y la víctima tuvo que ser asistida en el hospital al precisar puntos de sutura como consecuencia de la agresión, según ha informado este lunes la comisaría provincial del Cuerpo Nacional de Policía.

La víctima salía del establecimiento cuando, tras ciertas desavenencias con el dueño del local, otro cliente le agredió con el casco de una cerveza sobre las 3:15 horas del pasado domingo en la calle José Iturbi de la capital malagueña.

El presunto agresor se encontraba en el establecimiento tomando algo con su pareja mientras la hija de esta, de nueve años, aguardaba sola en un coche aparcado frente al bar, según han informado desde la Comisaría Provincial en un comunicado.

En este contexto, una patrulla de la Policía Nacional fue comisionada al lugar del incidente, procediendo a identificar a las partes implicadas.

El perjudicado, que sangraba por la cabeza, informó a los agentes sobre las características del presunto agresor que resultó finalmente detenido en relación con los hechos.

El agresor se encontraba tomando algo con su pareja

En el transcurso de las pesquisas, la patrulla observó que frente al bar había una menor sola dentro de un vehículo. Al consultar a la niña sobre qué hacía allí, la menor de nueve años expuso a los agentes que su madre y el novio de esta habían entrado en el local mientras ella aguardaba en el coche.

El hombre resultó ser el presunto autor de las lesiones, que estaba en el bar junto a su pareja y madre de la niña, quienes argumentaron que se hallaban tomando algo y que los menores no podían entrar en el local.