Denuncian que personal del Ayuntamiento de Coín se ha vacunado sin pertenecer a los grupos prioritarios

El Sindicato Independiente de Policía de Andalucía (Sipan) ha denunciado ante la Fiscalía la existencia de irregularidades por parte del Ayuntamiento de Coín (Málaga) en el proceso de vacunación contra el COVID, en el que se habría vacunado a personal municipal sin pertenecer a los grupos prioritarios a quienes actualmente les corresponde.

En un escrito remitido por representantes del sindicato de Coín, al que ha tenido acceso Europa Press, alertan de que el pasado 5 de marzo, en el centro de salud del municipio, «se estaban administrando vacunas frente al COVID-19 sin seguir el procedimiento legalmente establecido, vacunando arbitrariamente y sin priorizar a las personas establecidas en los grupos de población».

Entre los presuntos vacunados, se encontraría personal del equipo de gobierno que habría recibido la dosis «cuando ni tan siquiera la Policía Local, ni la Guardia Civil del municipio, habían recibido la administración de la vacuna»; así como trabajadores del Consistorio, «cuyo régimen de trabajo es a puerta cerrada y/o con teletrabajo»; trabajadores del Patronato de Deportes, y empleados de los Servicios Operativos, como fontaneros, electricistas o pintores. Todos ellos vacunados de un modo «lamentable e insolidario» al «no pertenecerestos a ninguno de los grupos prioritarios de vacunación».

Ante ello, los denunciantes se pusieron en contacto con el jefe de la Policía Local de Coín en busca de explicaciones, alegando éste que él mismo remitió el listado con los datos de todos los agentes el pasado 18 de febrero. En este sentido, el personal sanitario ha defendido que trabaja con la lista facilitada por el Consistorio «y que le han dicho expresamente que los miembros de la Policía Local no quieren vacunarse», recoge el texto.

Este asunto, para uno de los denunciantes, Daniel Navajas, es un claro ejemplo de «vacunas VIP», ha declarado, manifestando que además de constituir un delito de prevaricación, puede ser constitutivos de otro de falsedad documental. Por ello, han solicitado a la Fiscalía que requiera a la Delegación de Salud el listado de personas vacunadas en el Distrito Sanitario y grupo de riesgo al que pertenece cada uno de los vacunados; «al objeto de confirmar la vacunación de personas no incluidas en los grupos diana fijados por el Ministerio de Sanidad y la Comunidad Autónoma de Andalucía».

AYUNTAMIENTO SE ACOGE A LOS PROTOCOLOS

Desde el Ayuntamiento de Coín, su alcalde, Francisco Santos, se ha mostrado confiado en los protocolos establecidos por la Consejería de Salud en el proceso de vacunación y ha defendido que ni él se ha vacunado ni personal del equipo de gobierno.

Sí ha indicado que han sido vacunados trabajadores del Consistorio pero, ha puntualizado, «entiendo que si los han llamado desde el centro de salud es porque les corresponde según el protocolo de vacunación acordado».

En relación con la denuncia del Sipan, Santos ha manifestado que se ha enterado por los medios de comunicación: «No tenemos constancia» ni de ella ni de su contenido, al tiempo que ha defendido el trabajo de los profesionales sanitarios.

«En las últimas semanas, y me consta, los profesionales sanitarios de Coín se están desviviendo por vacunar y estamos convencidos que lo que están haciendo lo están haciendo bien. Seguro lo han hecho como correspondía y cómo lo tenían que hacer», ha sentenciado.

LA JUNTA LLAMA A LA «RESPONSABILIDAD»

Cuestionada por estos hechos, la delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, ha apelado de nuevo a la «responsabilidad» sobre las informaciones que se vierten en torno al proceso de vacunación. «Es muy pernicioso que salgan noticias que desacrediten un proceso de vacunación que se está haciendo de manera excepcional», ha dicho.

En rueda de prensa este jueves en la capital, Navarro ha querido dejar claro que en toda Andalucía, y en la provincia de Málaga en particular, «se están aplicando de manera estricta y rigurosa los protocolos que nos vienen dados del Ministerio de Salud». La delegada ha defendido que «a nosotros nos llegan unas listas que solicitamos con personal de esas actividades declaradas esenciales y a esas listas es a las que se les suministran las vacunas».

Así, ha alertado de que se hace un «flaco favor» a la vacunación y a la población, que ahora necesita «certidumbre»; por lo que «cualquier noticia negativa» que surja sobre el proceso de vacunación «puede levantar alarma, temores que irán en detrimento del objetivo último, que es vencer al virus», ha apostillado.

Navarro ha insistido en la falta de vacunas y en que las restricciones tendrán que seguir hasta que no se alcance el porcentaje de inmunidad requerido, por lo que «todo lo que retrase, desvirtúe o se interponga en ese camino estará siendo un día más que tendremos que soportar todas esas medidas restrictivas».

Así las cosas, la Junta ha descartado intervenir en el tema judicial de la denuncia «porque en cierta medida habría algo que no encajara. A nosotros nos ha llegado un listado con gente que tenía que vacunarse y es lo que hemos hecho». Al respecto, ha afirmado que «lo tenemos todo listado, medido y por escrito» y «no se puede hacer una acusación de ese tamaño cuando saben que todo está documentado».