Casado se despide del PP diciendo que «no merecía la reacción» en contra que ha tenido que «sufrir

«Tengo la conciencia muy tranquila, llena de agradecimiento, sin rencor ni frustración», dice Pablo Casado ante la Junta Directiva Nacional del PP.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha abierto este martes la Junta Directiva Nacional reivindicando la labor que ha desarrollado durante los últimos cuatro años. Ha pedido perdón por los errores que ha podido cometer, que han conducido al PP a una grave crisis interna, pero también se ha lamentado de la «injusta reacción» que ha sufrido por parte de algunos sectores del partido.

«Tengo la conciencia muy tranquila, llena de agradecimiento, sin rencor ni frustración», ha afirmado ante los miembros de la Junta Nacional, que va a convocar un Congreso extraordinario para elegir, previsiblemente, a Alberto Núñez Feijóo como nuevo líder del partido.

«Lamento todo lo que haya hecho mal y la situación que han sufrido esta semana nuestros militantes y votantes», ha añadido, para lamentar a continuación «la reacción que he tenido que sufrir, inédita, que creo que no merezco ni merecería ninguno de nosotros»

Casado ha dejado claro su apoyo al dirigente gallego, de quien ha elogiado especialmente su «gran labor» en el partido. «Siempre me ha brindado su lealtad y amistad, las mismas que él recibirá de mí para lo que decida hacer en un futuro», ha afirmado. El presidente de la Xunta, que tiene el respaldo unánime de otros barones y dirigentes territoriales para tomar las riendas del PP, no ha comunicado aún oficialmente la candidatura, ya que ha preferido esperar a que el congreso estuviese convocado.

El aún presidente ha asegurado que «desea mucha suerte» a su sucesor al frente del PP y «mucho acierto» en su empeño, así como «todo el éxito para concitar la lealtad y el respaldo que sin duda va a necesitar». «El mío, lo tendrá el primero, desde la máxima prudencia y discreción», ha asegurado.

Casado ha destacado que «se ha guiado en todo momento por los principios» que se propuso cuando fue elegido presidente del PP y que ha enumerado: «La defensa de la libertad, de la unidad de España, del Estado de derecho, de la familia, y de la ejemplaridad pública».

«No concibo la política sin la ética de la responsabilidad, sobre dos compromisos esenciales: la construcción de un proyecto político reformista, centrado y ganador, y la regeneración para recuperar la confianza de la sociedad en el buen nombre de nuestro partido», ha asegurado.

Casado ha afirmado que «siempre» ha antepuesto los intereses del partido a los suyos, intentando trabajar de forma «seria, leal y constructiva». «Tengo la conciencia muy tranquila, llena de agradecimiento, sin rencor ni frustración. Me habéis permitido estar en la historia de España, al lado de Fraga, Aznar y Rajoy. Al lado de los lideres europeos y americanos de nuestra alianza política. Y sobre todo a vuestro lado», ha insistido.