Arranca la campaña de la castaña en el Valle del Genal

La campaña de la castaña en Andalucía ya ha comenzado en el malagueño Valle del Genal con la recolección de las variedades extra tempranas del fruto, mientras que en la Sierra de Huelva, la otra gran productora andaluza, los agricultores esperan la llegada de una cosecha incierta, y una climatología más favorable.

No obstante, los consumidores aguardan la venta de este producto en el mercado por ser un fruto versátil en la cocina y bajo en calorías.

Inicio de la cosecha

De esta forma, se ha iniciado hace una semana en la Serranía de Ronda la recogida de las castañas más tempranas, como la portuguesa que se da en Igualeja y Cartajima; agoteña en Jubrique (dando una producción de unos 7.000 kg en total de esta variedad); rubia temprana en Genalguacil y gallega en Júzcar, además de otros municipios del Valle del Genal, donde hay una superficie aproximada de 3.500 hectáreas dedicadas al cultivo del castaño.

Sin embargo, no será hasta mediados de octubre cuando se recoja la mayor parte de la principal variedad de esta zona de Málaga: la pilonga, que se encuentra en fase de engorde. Esta representa un 90% de la producción total y está considerada la tercera mejor castaña del mundo por su sabor, tamaño y consumo en fresco.

castaña
Recogida de la castaña / J.M Brazo Mena

La mayoría de la cosecha se exporta a Europa, siendo Italia, Francia, Alemania e Inglaterra, los principales destinatarios. En la Sierra de Huelva, la otra gran zona productora, aún no se han recogido las más tempranas, mientras que variedades como plantalájar, helechal, comisaria y vazqueña, que predominan en el centenario bosque onubense, se cosecharán a partir de la segunda quincena de octubre.

Esta comarca contabiliza unas 3.500 hectáreas de castaños, con una edad de entre 350 y 400 años, encontrándose la mitad de la superficie en estado de semiabandono.

Es el fruto seco menos calórico y tiene un índice glucémico bajo

Por otro lado, atendiendo a sus propiedades, la castaña es el fruto seco menos calórico de todos y su alto aporte de fibra ayuda a regular al buen funcionamiento del tránsito intestinal y a combatir el estreñimiento. Es rica en hidratos de carbono, la mayoría almidones, de absorción lenta y con un índice glucémico bajo, y también en aminoácidos esenciales.

También proporciona una mayor sensación de saciedad, lo que la convierte en la aliada perfecta para las personas que quieran controlar su peso. Otra de las virtudes de la castaña es que también es una fuente destacada de vitamina C, imprescindible para poder absorber el hierro y fabricar, así, glóbulos rojos.

Y este elemento además es un buen antioxidante, por lo que el consumo equilibrado de castañas ayuda a prevenir el envejecimiento. También contiene vitamina A, importante para la vista, y E, antioxidante y básica para los sistemas inmunitario y metabólico.

En cuanto a los minerales,  el fruto del castaño aporta hierro y calcio, siendo también bajo en sodio. Sobresale su contenido en potasio, que ayuda a la función de los nervios, a la contracción de los músculos y a que el ritmo cardíaco se mantenga constante. También permite que los nutrientes fluyan a las células.