Andalucía incorpora un tratamiento no invasivo que evita el temblor esencial

 El Hospital Universitario Reina Sofía, de Córdoba, ha incorporado un tratamiento no invasivo que elimina en su totalidad o en gran parte el temblor, los conocidos como trastornos del movimiento, que padecen pacientes de enfermedades neurológicas que afectan a su calidad de vida.

Hasta el momento, desde que comenzó a funcionar en noviembre de 2022, con el HIFU (High Intensity Focal Ultrasound, por su denominación en inglés), se han tratado doce pacientes, ocho hombres y cuatro mujeres, con una edad media de 71 años, según ha informado este viernes en una rueda de prensa la jefa del Servicio de Neurología del centro hospitalario cordobés, Mayte Cáceres.

De ellos, nueve han experimentado la eliminación completa del temblor y tres una reducción de hasta el 70 por ciento, según ha puesto de manifiesto la consejera Salud y Consumo, Catalina García, para quien con la incorporación de una mejora en el Sistema Público de Salud “pocas veces se puede ver y los pacientes pueden experimentar un cambio tan importante”.

Otras comunidades

García destacó que con esta puesta en marcha Andalucía se suma a los servicios públicos de las otras cuatro comunidades autónomas que han desarrollado esta técnica, Madrid, Galicia, Cataluña y País Vasco, al tiempo que consideró preciso poner en valor “cómo se va modificando el Sistema, no solo con infraestructuras, sino también con tecnología y como la de hoy, que viene a cambiar la vida de los andaluces”.

La directora gerente del hospital, Valle García, concretó que tan solo son otros cuatro centro privados los que desarrollan este tratamiento en España, en Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y Navarra.

Para la máxima responsable del centro, “ha sido un trabajo duro, de mucho tiempo”, fruto de un proyecto que contemplaba no solo la implantación de la tecnología necesaria dentro de la resonancia sino “el circuito completo de atención del paciente, que creo que es lo que más valor tiene”.

Tratamiento novedoso

Para Mayte Cáceres, que también es responsable de las consultas de terapias avanzadas en trastornos del movimiento en el Hospital Universitario Reina Sofía, el HIFU es un “tratamiento poco invasivo muy novedoso, especialmente en Andalucía”, que “consiste en realizar una lesión en una zona del cerebro que sabemos que está implicada en la producción del temblor, para lo que se utilizan ultrasonidos focalizados de alta intensidad guiados por resonancia magnética”.

Para ello, explicó que “previamente a que el paciente reciba el tratamiento, debe ser evaluado en las consultas de terapias avanzadas, donde se determina la refractariedad del tratamiento, del temblor a los tratamientos convencionales y el impacto que el temblor tiene en la calidad de vida de los pacientes”.

“En general son pacientes que tienen mucha dificultad para realizar actividades básicas como comer o escribir debido al temblor”, subrayó.

Escaneo de alta resolución. EFE/Rafa Alcaide

EFE Córdoba