viernes, julio 19, 2024
spot_img
InicioProvinciaAxarquiaAlmáchar adapta la catalogación de su biblioteca municipal para personas que no...

Almáchar adapta la catalogación de su biblioteca municipal para personas que no perciben los colores

En la biblioteca de Almáchar se ha dado a conocer lo que es la Acromatopsia y fueron los niños/as con edades desde los 6 a 11 años los que han llevado a cabo este encuentro aprendiendo en el que es la acromatopsia, además realizaron juegos y otras actividades, fomentando así la inclusión en materia de salud visual y las buenas prácticas de comunicación inclusiva.

La biblioteca municipal de Almáchar ha adaptado la catalogación de los libros para que, desde las estanterías, una persona con incapacidad parcial o total para percibir los colores (acromatopsia) pueda leer la información que tenga que ver con colores a partir de una codificación específica.

La Biblioteca de Almáchar (Málaga) ha acometido esta actuación, que se ha conocido con motivo del I Congreso Comarcal Infantil de Bibliotecas Inclusivas, titulado «Lo que sientes es realidad, no importa el color» y celebrado en ese servicio, donde un grupo de niños afectados por esta rara enfermedad contaron a otros chicos su día a día.

En este sentido, demostraron que pueden hacer una vida normal, aunque adaptándola a sus limitaciones.

En una biblioteca la catalogación es importante al permitir identificar un documento o un libro y los niños con acromatopsia necesitan de unos códigos como filtros y lentes (tintadas en rojo o marrón) para reducir la fotofobia y mejorar la sensibilidad de contraste al objeto de diferenciar y poder distinguir lo que ven.

El monocromatismo o acromatopsia se caracteriza por ceguera al color, movimientos involuntarios de los ojos (nistagmo), fotofobia y reducción de agudeza visual; está causado por factores genéticos; es de carácter hereditario autosómico recesivo raro, congénito y no progresivo y no tiene cura.

El congreso, que trató la condición genética de la acromatopsia desde la perspectiva de los niños participantes, fue organizado por Ópticas Perea, especializada en terapia visual, en colaboración con la asociación Acrómates y el área de Cultura del Ayuntamiento de Almáchar.

Esta iniciativa pretende fomentar la inclusión en materia de salud visual y las buenas prácticas de comunicación inclusiva, ya que como la acromatopsia no dispone de terapia específica, es importante la utilización de técnicas para mejorar las habilidades visuales y poder realizar tareas diarias de la manera más cómoda posible.

La realización del congreso en una biblioteca tuvo como objetivo servir de ejemplo para tomar conciencia de la necesidad de favorecer la cooperación entre quienes necesitan ayudas técnicas o se comunican con otros códigos o lenguajes.

Integrantes de la asociación Acrómates, junto con el profesor de la ONCE Gustavo Algarra, facilitaron información, adecuada a las edades de los «congresistas» sobre las dificultades que se encuentran por ser sensibles a la luz y que la falta de diferenciar colores pueden traer problemas en rutinas diarias ante las codificaciones por colores. EFE

RELATED ARTICLES