11.000 empleadas de hogar malagueñas se beneficiarán de prestaciones por desempleo

El Gobierno dará luz verde hoy a la nueva normativa laboral y de Seguridad Social para las Trabajadoras del Hogar

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el real decreto que reconoce el paro para las empleadas del hogar, garantizando así un derecho que a sidho reclamado por este colectivo durante décadas y también por otras instituciones como la justicia europea y Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha dado los detalles de la norma en rueda de prensa y ha destacado que el sector está formado mayoritariamente por mujeres, que son, muchas de ellas, mayores de 55 años y extranjeras. 

«Desde hoy mismo tendrán derecho a la prestación contributiva de desempleo y a todas las prestaciones asistenciales que están vigentes en el ordenamiento jurídico laboral», ha destacado Yolanda Díaz, quien ha asegurado que la norma «permite que hoy tengamos un país mejor».

La ministra ha detallado que será obligatorio cotizar por desempleo y al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) a partir del 1 de octubre y que estas cotizaciones estarán bonificadas en un 80 % para los empleadores. «Gracias al Gobierno de coalición las mujeres trabajadoras del hogar conquistan los derechos en sentido pleno», ha celebrado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo anunció antes el lunes durante un acto con ciudadanos en La Moncloa para abrir el nuevo curso político y en respuesta a una trabajadora de este sector. «Quiero anunciarte, Almudena, que mañana vamos a aprobar la norma que garantiza el subsidio de desempleo para las empleadas del hogar», recalcó.

Antes, esta empleada de hogar planteó al presidente del Gobierno que las condiciones de las trabajadoras domésticas deben mejorar y tener más seguridad. «Demandamos derechos laborales e igualdad, como es el derecho a paro», ha espetado a Sánchez.

Precisamente en 2021 se cumplió una década de la firma del Convenio 189 de la OIT, ratificado por 32 países y que promovía la adopción de medidas que igualen los derechos laborales de las empleadas a los del resto de trabajadores en materias como prevención de riesgos, despido o protección de desempleo. Desde su oficina en España se lamentaba entonces la ausencia de nuestro país donde, según la organización, «un tercio de las cerca de 700.000 empleadas del hogar siguen estando sin protección social«.