(vídeo) Los Ángeles de la noche: «damos dignidad al ser humano»

El vídeo que le mostramos a continuación es producción del videógrafo Javier España Pérez colaborador nuestro, como siempre con los de abajo.

Nuestra historia

Los Ángeles Malagueños de la Noche nacieron de una necesidad cada vez más acuciante, la atención alimentaria a los más necesitados.

Todo comenzó un verano de 2007, cuando una malagueña y su marido viajaron a Italia para salir de vacaciones.
Un día, a la salida del metro, en la ciudad de Milán, observaron cómo algunos voluntarios repartían bocadillos y café caliente a aquellas personas necesitadas que se lo solicitaban.
La pareja, llevada por la curiosidad, se acercó para ver qué era lo que congregaba a esas gentes necesitadas. Allí vieron con qué ternura y humildad aquellos voluntarios repartían lo que buenamente podían ofecerles.

Esa idea viajó con ella hasta Málaga y junto con unas amigas comenzaron a preparar, en sus casas, bocadillos y bebidas calientes y a repartirlos entre las personas que dormían en derribos, playas o en plena calle.


Esa labor solidaria se realizaba en condiciones precarias, pero lejos de desfallecer, comenzaron a crecer en número y ayudas, y a extender su socorro a más gentes que cada noche dormían al raso y con evidentes necesidades alimentarias.

Poco después se plantearon legalizar esta labor que se ejercía diariamente, creándose el 13 de diciembre de 2007 los Estatutos Fundacionales, dándole desde entonces el nombre que, con tanto orgullo, todos sus integrantes portan, los Ángeles Malagueños de la Noche.

Durante algún tiempo los bocadillos y cafés calientes se preparaban en casa de los voluntarios, hasta que un día se consiguió la autorización por parte del Ayuntamiento de Málaga para montar una caseta donde poder preparar y repartir de manera más digna la comida. Esta caseta prefabricada se montó en el Pasillo de Santa Isabel, cerca del Puente de los Alemanes, y, hasta la apertura del comedor social, esa ha sido su ubicación.