Vía libre a la construcción del planetario de Málaga capital

La junta de gobierno local ha dado luz verde a la adjudicación de la concesión demanial sobre la parcela de titularidad municipal ubicada frente al Campamento Benítez de la capital para la creación de un espacio destinado a un planetario, que será el más grande de la Unión Europea, por un canon anual de 115.000 euros.

La UTE que ha resultado adjudicataria de la concesión, Málaga Planetarium, está formada por SKY-SKAN Europe GmbH, entidad alemana dedicada a la producción y venta de sistemas multimedia, especialmente de planetarios y teatros con cúpula; Gestomer Ingeniería S.L, empresa malagueña dedicada a la ingeniería civil, edificación e industrial y especializada en ingeniería portuaria; y Alberto Castro, científico de reconocido prestigio tanto nacional como internacionalmente y miembro de la Academia Malagueña de las Ciencias y la Sociedad Malagueña de Astronomía.

La concesión demanial de la que ha resultado ser adjudicataria la mencionada UTE, por haber presentado la oferta más ventajosa y haber obtenido la mayor puntuación en la valoración total del procedimiento abierto y con multitud de criterios de valoración, tiene como objeto la construcción, la dotación de equipamiento y la explotación de este espacio destinado a Planetario.

Así lo ha indicado en rueda de prensa el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, y la portavoz del equipo de gobierno, Susana Carillo. Entre los criterios de valoración que se han tenido en cuenta para la adjudicación se encuentran, por un lado, el anteproyecto arquitectónico del edificio que acogerá el planetario y su implantación en la parcela, atendiendo a la calidad arquitectónica del mismo, el valor técnico, las características y funcionales, la accesibilidad, el diseño para las personas usuarios y/o características medioambientales o innovadoras con hasta 15 puntos de los que la empresa adjudicataria ha obtenido 14.

También se ha tenido en cuenta el proyecto de gestión y dinamización del planetario que abarcará los aspectos técnicos, científicos, culturales y de similar orden con otros 15 puntos de los que la UTE ha logrado un total de 9,5; y la oferta económica más alta respecto al canon que constituye presupuesto base de licitación, en una modalidad de canon anual fijo durante todo el período concesional con hasta 70 puntos, que han sido otorgados en su totalidad a la adjudicataria. Además, la UTE plantea cláusulas sociales para la incorporación del personal que va a desarrollar las labores de gestión.

La parcela donde se ubicará este equipamiento cuenta con una superficie de 8.811 metros cuadrados y conforme a la normativa según el PGOU vigente, la actividad del planetario se considera un servicio de interés público y social, que es el uso pormenorizado de dichos terrenos, según el Ayuntamiento.

En la memoria descriptiva presentada por Málaga Planetarium se especifica que el planetario que se va a construir en Málaga “no solo será el más grande de España, sino que será el más grande de la Unión Europea”, ya que el proyecto establece que contará con una cúpula de proyección de 27 metros de diámetro interno equipada con las mejores soluciones técnicas del mercado.

Igualmente, destacan el hecho de que cuenta con el respaldo y la participación del doctor Alberto Castro Tirado y la Academia de las Ciencias y la Sociedad Malagueña de Astronomía, lo cual complementará la oferta del equipamiento con un programa de exposiciones, conferencias y congresos, que convertirá al planetario de Málaga “en un referente del turismo científico internacional”.

Además, en la descripción general del edificio determinan que el nuevo espacio tendrá una superficie total construida de 2.603,39 metros cuadrados y una superficie útil de 2.172 que redefinirá la imagen del entorno al configurarse sobre una parcela urbana en la que las circulaciones de los visitantes rodearán el edificio principal en una plaza abierta.

Para el diseño del futuro edificio han tenido en cuenta planes complementarios y otras actividades distintas a las proyecciones, como exposiciones de carácter científico divulgativas para amenizar la espera de los asistentes a las sesiones de proyección o tras la finalización de estas.

En cuanto a la distribución de las estancias, casi la totalidad de los componentes y actividades del proyecto han sido concentradas en la planta baja, quedando la sala del planetario en una posición central, mientras que el resto de los usos se disponen en una pieza perimetral de recorridos no lineales.

El acceso al edificio se producirá por un distribuidor principal, donde se atenderán a los visitantes que pueden recorrer el edificio rodeando el patio central y la cúpula, pasando en torno a las diferentes estancias (sala de exposición, taller, sala de conferencias, cafetería, tienda, oficinas, etcétera).

Málaga Planetarium establece el presupuesto del proyecto en más de 6,5 millones de euros (sin incluir IVA), diferenciando entre el coste total de la edificación que estiman en 2.621.909,67 euros; la valoración del tratamiento de la parcela no edificada que asciende a 552.000 euros; y, por último, la parte correspondiente al equipamiento característico de este tipo de instalación cuya valoración está prevista en 3.370.000 euros.