A pesar de la reacción en el último periodo

El Unicaja no pudo debutar con victoria en la apertura de la Liga Endesa 19/20 en el Martín Carpena y acusó un mal tercer cuarto para caer ante el Iberostar Tenerife (80-88). A pesar de la reacción en el último periodo, los de Luis Casimiro se quedaron a poca distancia de conseguir remontar en el marcador. El próximo miércoles (20:45 h.) llega el debut en la 7 Days Eurocup ante el Buducnost.

Se abría la temporada en el Carpena con un interesante duelo ante el Iberostar Tenerife. No habían sido pocos los enfrentamientos  con el conjunto insular en las últimas temporadas y se esperaba un duelo caldeado entre dos equipos que aspiran a estar peleando en la parta alta de la Liga Endesa. Además, hasta 3 ex del Unicaja regresaban a la que fue su casa, Dani Díez, Sasu Salin y Gio Shermadini.

En los primeros compases del partido se confirmaba la igualdad esperada entre ambos equipos, como reflejaba el 6 a 6 en el marcador tras disputarse los 3 primeros minutos. En el Unicaja comenzó a entonarse Jaime Fernández, protagonista de 7 puntos consecutivos, seguidos por triple y mate de Adams más 2 tiros libres de Thompson (18-10 m.6). Subió líneas en defensa el equipo de Vidorreta y consiguió acercarse a los malagueños al final del primer cuarto, que se cerraba 23 a 20.

Arrancaba el segundo cuarto el Unicaja con un parcial que le disparaba hasta el 30 a 20 al llegara el minuto 14, pero conseguía acercarse el equipo visitante. Shermadini, Atkins, Yusta y Huertas ponían el partido 33 a 30, pero todavía el equipo malagueño era capaz de mantenerse por delante gracias al acierto desde el triple de Wacyznski y Suárez (39-30 m.19). En el minuto final antes del descanso un nuevo parcial visitante volvía a acercarlos hasta el 41 a 38.

El tercer cuarto marcó el encuentro. Salin era protagonista anotando 9 puntos seguidos que fueron cruciales para el buen inicio tinerfeño. El parcial subía con acciones de Shermadini y Díez, poniéndose el partido complicado con 44 a 53 al llegar el minuto 25. Había tiempo muerto en pista. Se reanudaba el juego y Gerun recibió antideportiva en el contraataque. El ucraniano anotaba un tiro desde la personal y una buena canasta en la pintura en la siguiente jugada. Pero Dani Díez era el principal protagonista de un parcial que disparaba la ventaja visitante hasta el 47 a 60. Restaban poco más de 2 minutos del tercer cuarto. Se acercó el Unicaja buscando a sus jugadores interiores, pero de nuevo Salin acertaba desde el triple, dejando el marcador 52 a 65 con un cuarto por disputar.

En el último cuarto el Unicaja metió intensidad con un quinteto en el que Carlos Suárez y Alberto Díaz apretaban atrás y forzaban faltas a sus pares. Pronto Iberostar Tenerife entró en bonus y el Unicaja lo aprovechó para ir sumando en el electrónico. Pero Dani Díez se mostraba muy acertado y volvió a encadenar varias acciones seguidas que daba aire a su equipo, devolviendo la diferencia a los 13 de desventaja para el conjunto de Casimiro (57-70 m.33). En el ecuador del último cuarto la entrada en pista de Rubén Guerrero le dio más movilidad al juego, tanto a nivel defensivo como ofensivo. Mordía en la pista el Unicaja y robó varios balones que se convirtieron en un parcial que situó el partido en un pañuelo. 2 triples de Jaime Fernández y Adam Waczynski acercaron al Unicaja hasta el 71 a 75 en el minuto 33. Volvía a anotar Iberostar Tenerife, pero respondía Alberto Díaz con un nuevo triple que mantuvo la desventaja en 4 puntos. Tuvo dos balones el Unicaja para acercarse aún más, pero no acertaron esta vez Fernández y Waczynski desde la línea de 6,75. De haber acertado alguno de esos 2 lanzamientos el final del partido muy probablemente hubiese cambiado. A pesar de todo, no perdió la fe el Unicaja y peleó hasta el último instante, aunque el resultado final fue 80 a 88 para Iberostar Tenerife.

Jaime Fernández terminó como el mejor jugador a nivel estadístico del Unicaja con 15 puntos, 5 asistencias, 5 recuperaciones y 20 de valoración.