Una familia de la Viñuela, recibe dos facturas trimestrales de agua que suman 75.000 euros

El matrimonio Hodge, que no reside habitualmente en Málaga, se ha encontrado en la última visita a su casa de vacaciones que debe esa cantidad al consistorio

Una veintena de vecinos de La Viñuela han recibido facturas por consumo de agua de trimestres de 2022 y 2023 que consideradas desorbitadas y que en algún caso, como el de la pareja escocesa Gillian y Thomas Hodge, rondan los 75.000 euros, según la documentación facilitada a EFE.

El matrimonio Hodge, que no reside habitualmente en Málaga, se ha encontrado en la última visita a su casa de vacaciones que debe esa cantidad al consistorio por los recibos del tercer trimestre de 2022 -girado tarde por un error informático, según los afectados- y del tercer trimestre de 2023, cifrados en 29.561 y 45.220 euros, respectivamente.

Mirjana Stefanovic y Lee Talbot se hallan en una situación similar, aunque a ellos el Ayuntamiento de La Viñuela les reclama en torno a 40.000 euros, 25.147 por el consumo de agua del tercer trimestre de 2022 y 14.500 euros por el del mismo periodo de este en curso.

La preocupación entre los propietarios que han recibido estas «facturas desmesuradas» es máxima, ha explicado a EFE su portavoz, Paul Rouse, un británico afincado en Andalucía desde hace más de 20 años, que se muestra convencido de que las lecturas son incorrectas.

Para este ingeniero industrial retirado, el error en las mediciones podría radicar en el funcionamiento inadecuado de los contadores por la entrada de aire en las tuberías como consecuencia de las obras que se realizan en la red de abastecimiento de este pueblo de 2.000 habitantes y la bajada de presión en el suministro.

«Los contadores están hechos para medir el flujo del agua, no del aire, que cuando pasa altera la medición», recalca Rouse, y precisa que algunas pruebas que han realizado lo confirman.

No obstante, avanza el portavoz vecinal, se plantean contratar a un especialista para así contar con un informe especializado sobre el que sustentar sus reclamaciones.

Se da la circunstancia -explican- de que en todos los casos, tanto en los trimestres anteriores como en los posteriores a los polémicos recibos, el consumo ha sido muy inferior y los importes bajan hasta los 15, 30 o 40 euros.

«Es de sentido común pensar que se ha producido un error», insiste Rouse, mientras que Gillian Hodge -cuyo contador marca un consumo superior a 1.500 metros cúbicos- lamenta lo «frustrante» de la situación.

Convencidos de que se trata de un fallo, los afectados -en su mayoría extranjeros, aunque también hay españoles- han pedido explicaciones al consistorio de esta localidad de la comarca de la Axarquía, cuyo alcalde, Juan José Jiménez, insiste en que «cada uno paga por el agua que gasta».

Jiménez alega que se trata de viviendas unifamiliares con jardín y piscina y, si bien confirma que se ha solicitado la revisión de los contadores, no está dispuesto a condonar ni total ni parcialmente el pago de los recibos, al considerar que «sería prevaricación» e insiste en que «si han gastado el agua, tendrán que pagarla».

La Viñuela, como otros municipios de la zona, se encuentra en situación de «sequía extrema» y en esta localidad se ha tenido que restringir por ello el uso del agua potable, bajar la presión e incluso interrumpir el suministro en momentos puntuales para cumplir los objetivos de consumo y ahorro fijados por la Junta de Andalucía.

A fin de reducir un 20 % el gasto de agua, desde la administración autonómica se ha establecido este año un máximo de 160 litros por persona y día y el Ayuntamiento de La Viñuela, por su parte, ha acordado penalizar los «consumos excesivos» cobrando 32 euros por metro cúbico consumido por encima de los 350, recuerda el regidor.