ULTIMA FUNCIÓN de “El ruido de los huesos que crujen” en La Cochera Cabaret de Málaga

El domingo 9 de diciembre en La Cochera Cabaret (Avda. de los Guindos) ULTIMA FUNCION de "El ruido de los huesos que crujen" con Aulanegra Teatro | Málaga Magazine

 

  • ÚLTIMA FUNCIÓN de AulaNegra Teatro en La Cochera Cabaret el domingo 9 de diciembre a las 19h

 

 

La última función de “El ruido de los huesos que crujen” de Suzanne Lebeau tendrá lugar el próximo domingo 9 de diciembre a las 19h en La Cochera Cabaret.

Una obra que pondrán en escena siete estudiantes de arte dramático de Málaga (ESAD Málaga) que se unieron para formar AulaNegra Teatro. Con ella, la compañía se estrena y entrega su arte para que el público opine.

Reparto: Mario, Ana del Carmen, Jaime, Tamara, Juanfran, Bea y Fran

A continuación, conocemos más a estos jóvenes estudiantes, emprendedores y creadores en la entrevista que Málaga Magazine les realizó y donde descubrimos sus inquietudes y su origen.

 

 

 

 

 

Entrevista a AulaNegra Teatro

¿Cómo llegasteis a descubrir la obra?

La obra la descubrimos hace tres años gracias a Blanca Vega, quien es actualmente directora de la obra, pero que por aquel entonces era nuestra profesora de interpretación en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga.

Los actuales miembros de Aula Negra por aquel entonces no nos conocíamos, pero todos trabajamos de forma independiente la obra en sus clases. Creo que para los siete fue un amor a primera vista. Leímos el texto, trabajamos algunas escenas, jugamos con la obra, investigamos y nos sumergimos en ella hasta empaparnos a fondo.

Llegamos a hacer unas pequeñas muestras del trabajo realizado para nuestros compañeros de la escuela, disfrutamos mucho esta experiencia y pensamos que nuestro camino con la obra se había terminado ahí. Pero no fue así. Un año después Blanca nos reunió y nos propuso realizar la obra completa. Propuesta a la que nos lanzamos sin duda.

A partir de ella, ¿nació Aula Negra o ya estaba en vuestra mente aunar fuerzas creativas y artísticas?

La obra fue el empujón que necesitábamos para poder crear Aula Negra. No nos conocíamos todos por aquel entonces, aunque algunos sí que barajábamos la opción de crear algo así. Pero eran ideas que charlábamos casi como soñando. El empujón de Blanca fue lo que nos motivó a juntar nuestras fuerzas y crear Aula Negra.

¿Quiénes conformáis la compañía y hacia dónde aspiráis a partir de aquí?

La compañía la formamos siete jóvenes, actualmente estudiantes en la ESAD de Málaga, cada uno con sus aspiraciones y sus metas. Aula Negra no nos da de comer, pero es el único espacio del que disponemos para poder desarrollar nuestra creatividad con libertad.

Sabemos que, si a algunos de nosotros le sale un trabajo u otra oportunidad mayor, Aula Negra no va a ser su prioridad, y es comprensible, porque no dejamos de ser jóvenes a los que les queda mucho camino por delante. Pero mientras podamos, queremos seguir luchando, jugando e investigando nuestros límites juntos.

“Los circuitos y festivales no suelen confiar en estas propuestas. Las salas SÍ apuestas más por iniciativas más arriesgadas”

¿Estáis abiertos a que el montaje se mueva por festivales y otros circuitos culturales o preferís moverlo solo por salas?

Estamos buscando circuitos y festivales donde poder moverlo, pero siempre el formato de nuestra obra suele ser algo que produce rechazo. Muchos festivales buscan obras donde el público se pueda sentar en sus butacas cómodamente, sin tener que sufrir la crudeza de situar a este sobre las tablas. No suelen confiar en este tipo de propuestas, y, sin embargo, las salas sí suelen apostar por estas iniciativas más arriesgadas.

Con el ruido de los huesos que crujen, ¿pretendéis iniciar un camino a la reflexión para futuros montajes que puedan venir? ¿Por ahí se dirigirá Aula Negra, al teatro consciente y reflexivo?

Algo que todos tenemos claro es que nuestro teatro debe lanzar una pregunta contundente. Una pregunta la cual el espectador deba llevarse a casa tras la función. Pero no solo es al espectador al que debe hacer reflexionar, sino a nosotros mismos.

Buscamos preguntas a las que no tengamos respuestas para así poder lanzarnos a crear. Aunque no solo nos centramos en aspectos sociales, sino que también buscamos reflexionar en aspectos puramente teatrales. Nuestra intención es que todas nuestras obras tengan un espacio escénico diferente, que haga sentir al público parte de todo lo que está sucediendo, usando como en esta obra, el teatro circular u otro espacio escénico alternativo.

Uno de los temas principales de “el ruido de los huesos que crujen” es la guerra y los niños soldados”. Cuando empezamos la producción nos pusimos a investigar diferentes organismos que trataran con niños soldados y nos pusimos en contacto con ellos, leímos mucho, nos movimos, incluso algunos del equipo llegamos a irnos de voluntarios a la isla de Lesbos, en Grecia, para poder vivir en primera persona todo el asunto de los refugiados.

Como dice Eugenio Barba “El teatro es una isla flotante, una isla de libertad. Irrisoria, porque es un grano de arena en el torbellino de la historia y no cambia el mundo. Pero es sacra, porque nos cambia a nosotros”

“La cultura en Málaga precisa de más información para que llegue a todos”

Dentro de la ESAD, estáis “protegidos” y cuidados, ¿cómo veis la cultura en Málaga lejos de los organismos educativos? ¿En qué habría que mejorar o modificar según vosotros?

Muchos de nosotros llevamos poco tiempo en Málaga. Algunos llevan tan solo un año viviendo aquí. Pero el principal problema que vemos es la falta de información. Hay muchísimas salas en Málaga y todas con una amplia programación, y de calidad, pero nos hemos encontrado viendo grandes espectáculos de fama internacional con apenas 30 personas en el patio de butacas.

Y no es por el precio de las entradas, porque en estas salas más alternativas suelen ser bastante asequibles (a pesar de que nosotros, como estudiantes de la ESAD no dispongamos de ninguna oferta en ninguna de estas), sino porque la gente no está bien informada.

Hace poco asistimos a un espectáculo de danza contemporánea de muy alta fama y calidad, y apenas asistieron estudiantes del conservatorio de danza a la representación. Nos pusimos en contacto con algunos compañeros del conservatorio y ninguno sabía de que aquel espectáculo fuera a ser representado en su ciudad. Y esto pasa en todas las salas más alternativas de Málaga y en todas las especialidades artísticas (o esa es nuestra sensación).

Muchos espectáculos, de alta calidad, pero al no ser una sala grande y con renombre, no vende.

Algunas de nuestras ideas para mejorar esto… Tal vez mayor difusión de estos espectáculos, mejores ofertas para los jóvenes, más ayudas para los estudiantes de las especialidades artísticas ya que también es parte de nuestra formación el ver espectáculos profesionales, y esta parte de nuestra formación debemos subvencionarla con nuestros bolsillos de estudiantes.

¿Qué esperáis de la función del domingo 9 en La Cochera? ¿A qué tipo de público se dirige?

En nuestra agenda, la función del próximo día 9 en La Cochera Cabaret es por ahora nuestra última función en Málaga, por lo que esperamos que todos los de la zona que aún no hayan podido venir a disfrutar con nosotros lo puedan hacer.

Pensamos que el mensaje va dirigido a todo tipo de público, aunque por cercanía, nos sentimos más cómodos con un público joven. Al ser una propuesta incómoda para el espectador y bastante dura, es el público joven quien se lanza más a la piscina con nosotros.

Pensamos que el público joven busca cada vez experiencias más arriesgadas y extremas, y lo vemos en las últimas tendencias culturales, ya que por ejemplo, los videojuegos son cada día más inmersivos, añadiendo gafas que te hacen sentirte completamente dentro de la historia, sistemas donde tus decisiones cambian el transcurso de los hechos, u otras experiencias como los “scape rooms” donde el cliente ya no está al otro lado de la pantalla, sino que está en un escenario contigo, puede interactuar con todos los elementos de este, y debe tomar decisiones en el momento.

Por lo que creemos que las enseñanzas de arte dramático están mal planteadas. Se debería investigar mucho más para llegar al público. El teatro con un público pasivo ya está muerto, porque para ser un espectador pasivo tenemos el cine o la televisión. El teatro tiene que ir mucho más allá, recortar la distancia que hay entre actor y espectador.

Avanzar en este ámbito es uno de nuestros objetivos principales y uno de los pilares fundamentales de esta obra.

“Será la última función en Málaga, esperamos que todos los que aún no hayan podido venir a disfrutar con nosotros lo puedan hacer”

¿Cómo definiríais el teatro que hacéis?

Nos gusta pensar que es un teatro comprometido con los problemas sociales donde podemos dar voz a aquellos que, por algún motivo, no la tienen. Y para ello usamos un teatro de investigación, de experimentación, de juego y también, como dice Blanca Vega, directora de esta obra, hacer un “teatro emocionado” capaz de emocionarnos a nosotros y emocionar al espectador.

 

“Aula Negra no nos da de comer, pero es el único espacio del que disponemos para poder desarrollar nuestra creatividad con libertad”