Susana Díaz: “Mi tierra merece no tener la inestabilidad que hay en el conjunto de España”

“Andalucía necesita estabilidad”, ha dicho, ante la “imposibilidad” de lograr el respaldo para aprobar los presupuestos. Las elecciones estaban previstas para marzo de 2019 pero Ciudadanos rompió en septiembre su pacto de gobierno

 

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha firmado el decreto de la convocatoria de elecciones andaluzas anticipadas para el 2 de diciembre y la disolución del Parlamento autonómico, tras la reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno.   

Díaz ha señalado la “imposibilidad” de sacar adelante los presupuestos del próximo año, que ha quedado “constatada” en las últimas semanas, como el primer motivo de este adelanto electoral, según ha explicado en rueda de prensa. “Andalucía necesita tener estabilidad y creo que es mejor que cuando empiece el nuevo año Andalucía cuente con un nuevo Parlamento elegido por los andaluces”, ha asegurado.

Así las elecciones quedan fijadas para el domingo 2 de diciembre, con lo que campaña electoral en la medianoche del 16 de noviembre y finalizará el 30 del mismo mes, con los que el 1 de diciembre será el día reflexión.

Los comicios estaban previstos para marzo de 2019 después de una legislatura gobernando en minoría gracias a un acuerdo de investidura con Ciudadanos.

Pero el pasado mes de septiembre la formación naranja dio por terminado el acuerdo de investidura y avisaba de que no apoyaría los Presupuestos de 2019 al considerar que los socialistas incumplían las medidas firmadas en el pacto de 2015.

 

Una vez que Susana Díaz firmó el decreto de elecciones anticipadas: la campaña electoral comenzará en la medianoche del 16 de noviembre y finalizará el 30 del mismo mes

Evita coincidir con otras elecciones

Con el 2 de diciembre como meta, la presidenta socialista logra eludir el ciclo electoral que se desencadenará en primavera, con la coincidencia de las elecciones municipales, autonómicas y europeas en el mes de mayo, y se aleja de la sombra de unas eventuales elecciones generales.

Por otra parte, la celebración de estas elecciones llegará con los presupuestos andaluces en vigor y lejos de que se conozca la sentencia del caso de los ERE, cuyo juicio podría terminar en el marco de la campaña electoral, pero cuya sentencia no se conocerá hasta antes del verano de 2019.

Díaz había comunicado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su intención de celebrar las elecciones el 2 de diciembre horas antes de que convocara a su Gobierno. Desde Ferraz, la portavoz del Comité Electoral del PSOE, Esther Peña, ha afirmado que Díaz tiene todo el apoyo del presidente.

“Será una campaña socialista de arriba a abajo con el presidente a la cabeza para ponerse a su disposición”, ha señalado Peña, que no ha podido avanzar cuál será el grado de implicación de Sánchez en esa campaña, cuyo arranque y cierre pillará previsiblemente al presidente de viaje en el extranjero, puesto que las fechas le coinciden con la Cumbre Iberoamericana de mediados de noviembre y el G20 en Buenos Aires de finales del mismo mes.

Nuevo caso de corrupción

El anuncio del adelanto electoral coincide con la denuncia este lunes del líder del PP de Andalucía, Juanma Moreno, de un gasto de 31.969 euros con tres tarjetas FAFFEE -Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo- en prostíbulos de Sevilla, Córdoba y Cádiz.

Moreno ha revelado un atestado de la UCO de la Guardia Civil en el que se recoge dicho gasto en “doce juergas” con prostitutas al que se suma otro gasto más en efectivo.

La UCO cifra en ocho las tarjetas de la FAFFE (tres de ellas utilizadas en este tipo de establecimientos), que estaban asociadas a tres cuentas con un saldo total de 828 millones y que en total gastaron más de 80.000 euros.

Al gasto en puticlubs se suman 22.554 euros en restaurantes, 19.371 euros en peajes y autopistas, 1.805 euros en hoteles, otras sumas menores en discotecas, estaciones de servicio o talleres, y 4.321 euros de los que no se ha podido identificar el concepto, según el atestado.

De las ocho tarjetas, seis estaban a nombre de Fernando Villén (con un gasto de 72.486 euros) y otras dos de su hermano, Manuel Villén, que era director de Administraciones Públicas de la FAFFE, aunque este último las habría utilizado exclusivamente para peajes de autopistas, por importe de 8.109 euros.

Moreno, que ha comparecido ante las puertas del local en el que se situó el Pub Don Ángelo, ha advertido de que la Guardia Civil apunta a un posible maquillaje de las cuentas de la FAFFE porque se podrían haber apuntado supuestas devoluciones del dinero de esas juergas pero después no se ha podido comprobar que se ha producido el reintegro.

Ha opinado que son informaciones “de extrema gravedad” y ha criticado que a la Guardia Civil le haya sido “imposible” comprobar estos reintegros porque la Junta lleva dos años “impidiendo” el acceso a la información por decisión de la presidenta, Susana Díaz. El dirigente del PP-A ha denunciado que gastarse el dinero público en “bacanales” supone “llegar a un extremo al que no se ha llegado en otra administración”.

Te interesa