Y se centran actualmente en la sustitución de las cubiertas perimetrales

El Ayuntamiento continúa trabajando en la rehabilitación de la Plaza de Toros de Marbella, una actuación que se encuentra al 30 por ciento de ejecución y que actualmente se centra en la sustitución de las cubiertas perimetrales. El concejal del ramo, Diego López, ha señalado que “el proyecto marcha mejor de lo esperado en cuanto a plazos se refiere” y ha afirmado que “nuestro objetivo es poner en valor este equipamiento para la celebración de eventos culturales, ya que su ubicación es privilegiada, tanto en conexiones como en cercanía con gran parte del casco urbano”.

El edil ha explicado que se están sustituyendo un total de 955 metros cuadrados de cubierta con teja envejecida, acorde con la existente, ya que “se encontraban en un estado de deterioro importante, por causas meteorológicas y por años de falta de mantenimiento por parte del antiguo concesionario, que nos obligaba a actuar de manera inmediata sobre este edificio protegido”. En este sentido, ha recordado que “al final de la última legislatura conseguimos rescatar la gestión y, desde ese momento, nuestro compromiso fue recuperar este espacio para los ciudadanos”.

Asimismo, ha precisado que los trabajos, que comenzaron el 29 de octubre, se centraron inicialmente “en solventar la situación para que se garantizase la seguridad y poder actuar ya sobre la protección y arreglos de las cornisas exteriores e interiores que, sin lugar a dudas, era una de las prioridades en cuanto a las obras de mejoras de este edificio emblemático de la ciudad». Ha indicado que «la seguridad de las personas que hacían uso de los locales exteriores y equipamientos que se encuentran bajo estas zonas deterioradas está ya garantizada» y ha avanzado que «los operarios se encuentran reparando revestimientos interiores y exteriores que se encontraban degradados y ponían en riesgo zonas de uso público, como la de servicios auxiliares de la plaza, donde hay presencia de trabajadores”.

López ha indicado que “pasadas las fiestas navideñas, comenzarán actuaciones más visibles, como los del maestreado y refuerzo de 1.860 metros cuadrados de enfoscado o los trabajos de pintura sobre 17.509 metros cuadrados en fachadas exteriores e interiores y su cerrajería”. Otro de los aspectos más importantes sobre los que se está trabajando es el del cumplimiento normativo. Para eso se actúa en paralelo en la renovación total de la iluminación de la plaza, “haciéndola segura y acorde a la actual reglamentación vigente de aplicación”.

Además, se está llevando a cabo el incremento de instalaciones de protección contraincendios para dotar a la plaza de unas instalaciones “acordes a las exigencias actuales y que permitan su uso en unas condiciones de seguridad muy por encima de las que existen en estos momentos”. Para ello, se están instalando bocas de incendio, extintores manuales y sistemas de detección, alarma y transmisión de avisos en caso de incendio o emergencia, adecuando la iluminación de emergencia, así como la señalización para la evacuación a través de las vías con que cuenta el espacio.

“La complejidad de una plaza de toros en cuanto a la accesibilidad es más que evidente en el 90 por ciento de este tipo de equipamientos en nuestro país. En este caso, los trabajos de mejoras de los núcleos de aseos permitirán que cada uno disponga de adaptación para personas con condiciones de movilidad reducida”, ha especificado López.