La Consejería de Fomento consigue adelantar en tres meses la urbanización final

La ocupación de las obras del metro de Málaga, que promueve la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, en el centro histórico de la capital, ha quedado prácticamente despejada este miércoles en víspera de la Feria. A la terminación de la urbanización del tablero norte del Puente de Tetuán se suma, gracias a la aceleración de los trabajos, la devolución al uso público del 90% del tramo afectado por las obras del suburbano en el lateral norte de la Alameda Principal, que discurre entre el estribo este del Puente de Tetuán y la intersección con la calle Puerta del Mar, un hito que se ha adelantado más de tres meses con respecto a la anterior planificación. Se cumple así el compromiso adquirido por la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, de agilizar las obras y recuperar el uso ciudadano de esta zona, cuyos trabajos ha supervisado personalmente hasta en tres ocasiones.

Carazo, acompañada del consejero de la Presidencia, Administraciones Públicas e InteriorElías Bendodo, y del alcalde de MálagaFrancisco de la Torre, ha recorrido, junto a otras autoridades, la Alameda Principal, incluyendo los tramos acometidos por el Ayuntamiento de Málaga en el marco de la reforma integral de este neurálgico eje, es decir, el lateral sur y la calzada central, cuya urbanización se ha concluido también. En relación a las obras del metro, que gestiona la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, una vez intensificados los trabajos en las últimas semanas se ha terminado la urbanización del tablero norte del Puente de Tetuán, incluidos todos los elementos de su configuración final, es decir, la sección completa con la calzada, acerado lateral que lo delimita con el tablero sur, carril bici, barandillas de seguridad e iluminación.

Este espacio, que se ocupó en 2015 para acometer el túnel bajo el lecho del río Guadalmedina, recupera así su uso peatonal, si bien no se puede abrir todavía al tráfico porque no es posible la continuidad de los coches por la Avenida de Andalucía ya que las obras del suburbano del tramo Renfe-Guadalmedina ocupan aún esta vía de acceso al centro histórico. El tramo del lateral norte de la Alameda Principal afectado por la obra del metro equivale al 72% de la superficie y presenta desde hoy una imagen totalmente transformada y renovada, con la nueva pavimentación, idéntica a la colocada por el Consistorio en el lateral sur. Un 12% restante de su superficie mantiene la solería existente, que se renovará tras la Feria. De este modo, un 90% hasta el cruce con Puerta del Mar pasa a estar despejado de vallas de obra y habilitado para tránsito peatonal.

El 10% restante de dicho tramo, por cuyo subsuelo discurre el túnel del metro y el recinto de la futura estación de Atarazanas, se corresponde con los denominados huecos de túnel que aún no se pueden restituir, ya que son los espacios destinados para la colocación de las rejillas de ventilación, ascensor y escaleras de acceso a la futura estación, o el espacio para instalar el lucernario que permitirá la puesta en valor de la muralla oeste del Fuerte de San Lorenzo, además de la rampa de acceso a la excavación del túnel junto a la intersección con la calle Puerta del Mar. Todos estos huecos, que estarán blindados con cerramiento de obra, no se despejarán y urbanizarán hasta el final de la actual obra, al objeto de poder garantizar el acceso para las tareas finales del metro, como la entrada y colocación de la superestructura de vía e instalaciones.

La nueva solería colocada se compone de piezas de piedra natural combinadas con hormigón prefabricado, con un canto o espesor de entre 8 y 12 centímetros. Su colocación por los operarios del metro ha conjugado la instalación manual con el uso de maquinaria especializada para las piezas más grandes, de entre 150 y 200 kilos de peso. En este ámbito de la urbanización, también se han colocado las secciones con tapiz de césped natural y vegetación, así como las instalaciones de riego.

Aceleración de los trabajos
Tras años de prolongación de plazos e incumplimiento de fechas, el nuevo equipo de la Consejería ha implementado nuevos métodos de gestión de las obras con el propósito de incrementar los ritmos de producción. Ello ha supuesto el establecimiento de tres turnos de trabajo (24 horas al día) en las actividades de excavación del túnel entre pantallas y ejecución de pantallas, así como dos turnos para los trabajos de pavimentación final en la Alameda Principal, con la contratación de hasta 130 operarios para dichas labores al margen del personal de oficina, asistencias técnicas y laboratorios.

El lateral norte de la Alameda Principal también fue ocupado en noviembre de 2015 y el primer plazo contractual de finalización se estableció en otoño de 2017.

Los trabajos de pavimentación del otro tramo que lo completa discurre entre las intersecciones de la calle Puerta del Mar y calle Larios (28% de la superficie total). Aunque no está afectado por la obra de metro, su reurbanización también fue asumida por la Junta de Andalucía. Se iniciará nada más concluyan las actuales obras para la renovación de los servicios afectados (redes de suministro y saneamiento urbano) que realiza el Ayuntamiento. El objetivo es que su pavimentación final, condicionada por la terminación de las tareas de servicios afectados en curso, pueda estar concluida de cara a la próxima Navidad.

Dentro del contrato de las obras de infraestructura, vía y urbanización del tramo Guadalmedina-Atarazanas, el presupuesto total destinado a servicios afectados y urbanización asciende a 2,88 millones de euros, excluida la renovación de servicios afectados entre Puerta del Mar y Larios que acomete el Ayuntamiento.

En paralelo a todas estas tareas, la UTE Atarazanas -que realiza este tramo de 300 metros de longitud y la estación Atarazanas- prosigue con los trabajos subterráneos, donde se combina la finalización del hormigonado de la losa intermedia que separa los dos niveles de túnel con el avance en la excavación de tierras en el segundo y último nivel.