Potaje carmelitano «De Reme Reina alsurdelsur «

En época de Semana Santa es cuando se hacen más típicos los potajes, el motivo es porque hay algunos que no llevan carne y es lo más apropiado para esta semana de pasión

Hoy Reme Reina, en su blog Alsurdelsur.net, nos muestra paso a paso este exquisito potaje que por su nombre parece ser que se inventara en un convento. 

Como bien dice su autor, no es un tratado de cocina malagueña, pero si un actualísimo y oportuno recordatorio de unos platos típicos que por su  poco uso pudiera perderse el modo de cómo se hacían «antes».

Bien podríamos llamarlo potaje vegetariano y es un guiso perfecto para esta época del año.
La acelga parece una verdura humilde y aburrida, pero nada más lejos de la realidad.
Las acelgas nos aportan nutrientes importantes para nuestra salud, minerales como magnesio, calcio, potasio…..
Ideal para dietas depurativas por su gran contenido en fibra y pocas calorías.

Ingredientes:
500 g de garbanzo remojado
400 g de acelgas
2 tomates rojo
1 pimiento verde
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
pimienta negra molida
azafrán
4 huevos
2 ramitas hierbabuena
1 rebana de pan
1 cucharita de sal
4 cucharas de aceite de oliva virgen extra

Modo de hacerlo:

Limpio y troceo las acelgas y las reservo.
En una olla con agua pongo a cocer los garbanzos que ya están previamente remojados de la noche anterior, lo dejo 20 minutos, y añado las acelgas picadas a trozos y lo dejo a fuego medio.

Mientras se cuecen los garbanzos con las acelgas, corto el pimiento, la cebolla, los dientes de ajo y el tomate, y en una sartén con un par de cucharas de aceite hago el refrito, añadiéndole su sal correspondiente, la pimienta molida y el azafrán.

Frío la rebanada  el pan que machaco en el mortero remojada  con un poco de agua.
Cuando los garbanzos y la acelga están tiernas, echo el refrito y se deja que siga hirviendo otro poco a fuego lento y se añade el majaillo de pan y dos ramitas de hierbabuena,  rectifico la sal y lo dejo  unos minutos removiendo todo para que el pan  se reparta por todas partes.

Y para que sea un potaje carmelitano es imprescindible el majao de pan frito, la hierbabuena y el huevo duro picado.
Y ya a solo queda llevarlo a la mesa y transportarnos a nuestra niñez y disfrutar de esos sabores  y olores que tantos recuerdos nos traen.

Modo de hacerlo:  

Limpio y troceo las acelgas, estas en particular son de mis jardineras y son pequeñas y muy tiernas, así que necesitan menos cocción, y la  reservo.
En una olla con agua pongo a cocer los garbanzos que ya están previamente remojados de la noche anterior, lo dejo 20 minutos, y añado las acelgas picadas a trozos y lo dejo a fuego medio.

Mientras se cuecen los garbanzos con las acelgas, corto el pimiento, la cebolla, los dientes de ajo, y el tomate, y en una sartén con un par de cucharas de aceite hago el refrito, añadiéndole su sal correspondiente, la pimienta molida y el azafrán.

Frío la rebanada  el pan que machaco en el mortero remojada  con un poco de agua.

 

Cuando los garbanzos y la acelga están tiernas, echo el refrito y se deja que siga hirviendo otro poco a fuego lento y se añade y majaillo de pan y dos ramitas de hierbabuena,  rectifico la sal y lo dejo  unos minutos removiendo todo para que el pan  se reparta por todas partes.

Y como muy  bien dice el autor,  para que sea un potaje carmelitano es imprescindible el majao de pan frito, la hierbabuena y el huevo duro picado.
Y ya a solo queda llevarlo a la mesa y transportarnos a nuestra niñez y disfrutar de esos sabores  y olores que tantos recuerdos nos traen.

https://lacocinamalaguena-alsurdelsur.blogspot.com/2017/03/potaje-carmelitano.html?m=1